De luna de miel en Brujas · Tendencias de Bodas Magazine

Si buscas un lugar de cuento para vuestra luna de miel ese lugar es, sin duda alguna, Brujas. Una ciudad llena de calles empedradas, edificios como salidos de los cuentos de los Hermanos Grimm o de Hans Christian Andersen, de románticos canales por los que perderte con tu pareja. En resumen, un lugar para disfrutarlo sin prisas (slow travel).

Para disfrutar al máximo de todo el encanto de la ciudad, lo ideal es alojarse en alguno de los bellísimos hoteles con vistas a los canales, su decoración vintage, las suites con vigas de madera y la amabilidad del personal, contribuirán a la sensación de estar viviendo un auténtico cuento de hadas. Desde el hotel podrás ir paseando hasta la Plaza Markt, el centro neurálgico de la ciudad, donde se encuentra el Palacio Provincial y el campanario de Belfort; si te animas a subir sus 366 peldaños tendrás las mejores vistas del centro histórico.

Una de las formas más bonitas de recorrer las calles de Brujas es en coche de caballos.


 

Puedes cogerlo en la Plaza Markt y disfrutar de un romántico paseo por la ciudad. Los cocheros son encantadores y muy atentos, si hace frío os ofrecerán una mantita para que el paseo sea más agradable.

Luna de miel en Brujas

Luna de miel en Brujas

Fotos, ©Turismo de Brujas

 

El casco histórico de Brujas está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, pasear por el y contemplar los escaparates llenos de encajes de bolillos y tapices, saborear deliciosos gofres y sentarse en alguna de sus centenarias cervecerías: como la Halve Maan o la De Gouden Boom, donde encontrarás más de 400 tipos de cerveza (te recomendamos que pruebes la Blanche de Bruges, que es la cerveza típica de la ciudad).

Otra delicia gastronómica belga –además de la cerveza– es el chocolate, por eso no dejes de pasar por alguna de las múltiples confiterías de la ciudad, como la Sukerbuyc, en las que realizan de forma artesanal los más deliciosos chocolates y pralinés; o visitar el Museo del Chocolate Choco-Story, donde harás un recorrido por la historia del chocolate a través de los cinco sentidos.

Luna de miel en Brujas

Luna de miel en Brujas

Fotos, ©Turismo de Brujas

 

Otra experiencia que no puedes perderte es la de navegar por los canes medievales de Brujas. Este paseo te permitirá contemplar la ciudad desde otra perspectiva, pasando por debajo de algunos de los más de 50 puentes de la ciudad, y descubrir rincones que a los que no podrías acceder a pie. Los paseos suelen durar unos 30 minutos y se pueden empezar en cualquiera de los muelles habilitados, aunque, sin duda, el más céntrico es el que está situado cerca de la plaza del Brug. Si el día es frío, algunos barqueros te ofrecerán una copita de licor para que entres en calor.

No puedes dejar Brujas sin visitar el Beaterio, la Iglesia de Nuestra Señora, donde se encuentra la Virgen con el niño de Miguel Ángel, la Basílica de la Santa Sangre (donde se dice que guardan un frasco con unas gotas de la sangre de Cristo) o alguno de sus museos, como el Groeninge, de pintura flamenca, el de Memling, el Museo de Artes Decorativas Gruuthuse, el museo del Diamante de Brujas, o el insólito Museo de la Patata Frita.

Luna de miel en Brujas

Luna de miel en Brujas

Fotos, ©Turismo de Brujas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *