Si pensamos en el menú de una boda inmediatamente se nos viene el vino a la cabeza, y no lo decimos en sentido figurativo. Es un hecho que el éxito de toda boda radica en la elección del menú que se degustará y con éste su perfecto maridaje. Pero, ¿Sabes cómo elegir el vino de la boda? ¿Y sabías que hay vida más allá del banquete para un buen vino?… De la mano de las Bodegas Verum respondemos a estas dudas y te damos algunas ideas más para el vino de tu boda.

Las bodegas y viñedos Verum se encuentra en Tomelloso (Ciudad Real), y pertenecen a la familia López Montero quienes se dedican desde 1788 a la elaboración de vinos y destilados; en la actualidad, sus vinos poseen la certificación europea de ‘productos de agricultura ecológica’ (algo que encaja muy bien con nuestra filosofía slow wedding), una vinicultura responsable que empieza con la selección de racimos y granos de uvas procedentes de cultivos orgánicos. Además, sus vinos han sido galardonados con diversas distinciones internacionales. Con estas referencias, nadie mejor que ellos para asesorarnos.

¿Sabes cómo elegir el vino de la boda?
¿Y que el vino tiene cabida no sólo para el menú?


 

SELECCIÓN DE VINOS TINTOS, BLANCOS, ROSADOS Y CAVA DE BODEGAS VERUM.

 

Foto, ©Jose Villa Photography

Empecemos por el final, ¿Y si regalas vino a los invitados?

No, nos referimos a esas mini botellas tan de moda en tiempos atrás. Sino de comprar vinos selectos –en toda regla– para regalar a vuestros invitados; tú decides si a algunos pocos, con quién deseas tener un detalle especial, a quienes sabes lo apreciaran o bien a toda tu lista de invitados. Y no creas que la idea sólo encaja si es la boda de un sumiller o la boda del futbolista Leo Messi y Antonela Roccuzzo (quienes obsequiaron a sus invitados con vino argentino). Bien sea que celebres una destination wedding, tengas invitados extranjeros, quieras regalar productos típicos de tu tierra o tan sólo porque sí, porque te gusta la idea: ¡Puedes regalar vino a los invitados de tu boda!

 

El vino es una experiencia en sí mismo,
en la que intervienen todos los sentidos.
– Bodegas Verum –


 

Foto, ©Emily Millay Photography

El maridaje de la boda.

Vino blanco para los pescados y vino tinto para las carnes…. ¡No seamos tan simplistas a la hora de maridar el menú de una boda! Un buen maridaje busca el equilibrio (sin enmascarar) entre la comida y la bebida, y empieza, lo primero, por la elección de cada plato. Una vez confeccionado todo el menú, y en función a éste, elegirás cada vino. No te guíes sólo por precios, por la lista de recomendaciones del catering, porque el nombre o su denominación de origen te suena o porque “no está mal”. Asesórate con el sumiller y no tengas miedo a ir más allá de las normas básicas.

Efectivamente, el vino blanco queda muy bien con los pescados y con las comidas ligeras; pero hay variedades que combinan mejor según la preparación del pescado o que incluso casan con platos de pasta fresca, carnes blancas, tablas de quesos (azules, manchegos) o con arroces, sushis, sashimis y mariscos. Lo mismo para el vino tinto, por ejemplo: el ‘MERLOT Vendimia Seleccionada’ marida muy bien con las carnes rojas y el cordero, mientras que para un plato de caza o con pato (típicos de las bodas de otoño-invierno) sería mejor elegir el ‘VERUM V Reserva Familiar’.

 

Foto, ©Jose Villa Photography

El cava (no es sólo) para el brindis.

Por supuesto, elegirás un cava para el postre, pero ¿sabías que marida muy bien con ensaladas, arroces, mariscos…? No hace falta relegarlo sólo como copa de bienvenida o para el brindis de boda, si te gusta, el cava puede ser un buen acompañante tanto para los aperitivos como para el menú en general, tan sólo debes maridar bien sus variedades: cava brut, brut reserva, cava brut nature, cava semiseco o dulce. Bien puedes servir todo el menú sólo con vino espumoso, pero quizás la idea sea un tanto primorosa o demasiado arriesgada para una boda, pero no deseches la idea de maridar el cava más allá del postre.

 

Foto, ©Milie Anne Photography

Hablemos del vino rosado en las bodas.

Siendo España el tercer exportador mundial de vino rosado, ¿no es paradójico que nosotros mismos lo tengamos infravalorado? Que si es sólo cosa de mujeres, que si no marida con nada, que si esto y que si aquello… Lo cierto es que hay mucho mitos y mentiras extendidas sobre el vino rosado que ya va siendo hora de desterrar –y se está sucediendo– y de darle su sitio en una boda. El vino rosado es altamente apreciado en países como Francia y Estados Unidos, y en España tenemos rosados de calidad que maridan perfectamente con arroces, salmón y pescados grasos. Además, es un vino que funciona muy bien para el cóctel de la boda.

 

Los vinos blancos, rosados y espumosos son perfectos para servir en el cóctel; en bodas estivales lo mejor es servirlos bien fresquitos.


 

Foto, ©Jose Villa Photography

Y para el cóctel una ‘Wine Station’.

La tendencia en catering de bodas pasa por todo tipo de puestos, bufés, showcooking y mesas de bebidas por haber. La idea es dejarle todo a mano al invitado y que este interactúe durante el cóctel. Ya en el blog te hemos hablado de propuestas como la champagne station o beer bath, así que por qué no fusionar esos conceptos y ofrecer un ‘Wine station’ con una perfecta selección de vinos tintos, blancos y rosados –a sus perfectas temperaturas– para que cada invitado pueda elegir y servirse a su elección.

… Y recuerda, el mejor maridaje para el vino es siempre una buena compañía ;D


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *