Maquillaje de novia : Sarah Miller Makeup : Foto Retrato de un Instante

Fue el 19 de septiembre y me levanté con mariposas en el estómago. Hoy iba a ser un día especial. Brina, la novia, por fin se casaba después de nueve meses de conversaciones, emails y planificación. Siempre pongo todo de mí en cada novia que se me presenta en la vida. Para mí, como persona y como maquilladora, se trata de mucho más que presentarme el día de la boda, ejecutar el trabajo e irme sin más.

Mi día empieza con un café con leche. Como buena americana que soy suelo decantarme por el café de Starbucks, así que la primera vez que quedamos Brina y yo fue en el Starbucks de Colón. En esa primera reunión que tengo con las novias me gusta enterarme de todo: “¿Dónde te casas?”, “¿Qué estilo de maquillaje te gusta?”, “¿Qué peinados habías pensado probar?”, “¿Cuánto tiempo lleváis juntos?”, “¿Cómo os conocisteis?”… Y en esa primera cita descubrí que Brina era una novia glamurosa, que le gustaban las pestañas postizas y los labios rojos. Yo estaba encantada porque la gran mayoría de mis novias quieren un look muy natural pero yo, en el fondo, soy un poco más de brillo y glamour.

Maquillaje de novia de Sarah Miller Makeup

Maquillaje de novia de Sarah Miller Makeup

En agosto quedamos para hacer su prueba de maquillaje y peluquería junto con mi compañera Virginia. Brina se sentía como una ‘celebritie’ con las dos a la vez maquillándola y peinándola. Virginia, con su talento innato, acertó a la primera con su peinado y Brina quedó encantada con el maquillaje. Hicimos muchas fotos para acordarnos del resultado, y para que la novia las tuviera de referencia, y salimos de su piso contentísimas y preparadas para el gran día.

19 de septiembre: el día de la boda. Llegamos al Palacio de Aldovea donde nos esperaban, a mi equipo y a mí, Brina, su madre, su hermana y sus seis damas de honor, en un precioso y enorme salón del siglo XIX. Unas horas después estaban todas guapísimas y preparadas para la gran celebración. Por fin, todos los sueños que tenía Brina para su boda se estaban haciendo realidad.

Por mi parte quedé más que satisfecha, tanto por mi labor como por el ejemplar trabajo de mi equipo y porque otra novia se iba a casar sintiéndose hermosa, querida, mimada y feliz

¡Por eso no cambio mi trabajo por nada del mundo!

Maquillaje de novia de Sarah Miller Makeup

Maquillaje de novia de Sarah Miller Makeup

Fotos, cortesía ©Retrato de un Instante

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *