Mari Carmen y Sergio celebraron su boda un soleado día de verano, en pleno Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar, en el valle ‘La Boca de los Frailes’, en un cortijo engalanado para la ocasión. La wedding planner Ambrosia Wedding se encargó de la planificación y decoración creando tres áreas: la zona de aperitivo, en uno de los jardines al aire libre; la zona de la comida, bajo una carpa “porque hace mucho calor aquí en el desierto”, nos confiesa; y la zona del baile justo al lado de la piscina. Aunque, sin duda, la zona para los niños con tipis, mantas y guirnaldas fue una de las más divertidas.

MariKar, la novia, quería una boda con un concepto fresco y en colores menta, verde y rosa pastel, que teñían detalles como las servilletas, la decoración floral o el panel de ricos donuts. La gran carpa estaba decorada en impoluto blanco tan sólo salpicada por la dulzura y romanticismo de la paleta de colores. El rosa es el color favorito de la novia, de ahí sus maravillosos zapatos de novia, unas sandalias anudadas en satén rosado.

El Parque Natural de Cabo de Gata en Almería fue el escenario de esta slow wedding bohemia.


 

Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)

Fotografías, cortesía ©German y Vero

 

MariKar eligió un look de novia bohemio con vestido de dos piezas de Imma Clé, pelo suelto
y ramo de novia con proteas.


 

Como la novia tiene un blog que se llama ‘El armario de una rubia‘, se les ocurrió la original idea de realizar el seating plan a modo de un perchero repletos de camisetas; en cada una iba estampado el número de mesa y el nombre de cada invitado. Como curiosidad nos cuenta Anna Ambrosiewicz que a los invitados les encantó la idea, y que incluso se llevaron las camisetas de recuerdo. Otro de los guiños fue la entrada a modo de puertas de armario que daban paso a la carpa del banquete.

Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)
Slow wedding en Cabo de Gata (Almería)

Fotografías, cortesía ©German y Vero
CRÉDITOS | PROVEEDORES

Ceremonia: Religiosa / Lugar celebración: Villa Maltés / Catering: Aniceto / Wedding planner y decoración: Ambrosía Wedding Planner en cooperación con Maria José Ortega / Flores y ramo de novia: Gracia y la Penca / Vestido de novia: Imma Clé /  Maquillaje: Inma Jiménez / Peluquería: Verónica Tarifa / Fotografía: German y Vero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *