La madre de la novia · Foto, Mi lima limón · Tendencias de Bodas Magazine

Tiene un papel, en apariencia, más discreto que el de la madrina y, por supuesto, el de la novia, pero su presencia es, y será, una de las más esperadas y comentadas en cualquier boda.

La reconocerás por sus actos: probablemente será la que muestre con más entusiasmo, su nerviosismo y felicidad a partes iguales por el momento que está a punto de vivir. Ese momento que lleva preparando durante meses junto a ella, su hija. Porque no lo vamos a negar, ella es la mano derecha de la novia, la guardiana de todos los secretos del gran día y un pilar fundamental en la organización.

La perfecta invitada, la mejor anfitriona, el apoyo de la novia, la compañía incondicional… Hoy mis letras son para ella, una de las figuras más importantes de la boda: la madre de la novia.

La madre de la novia · Tendencias de Bodas Magazine

Foto vía, blog de Isabel Zapardiez

Porque es la invitada perfecta. Desconozco si es la felicidad más absoluta, el entusiasmo por vivir unos de los días más importantes de su vida o ese protagonismo relegado, a primera vista, a un segundo plano, lo que hace que las madres de las novias sean las invitadas más elegantes del evento. No hay duda. Suelen estar más relajadas a la hora de elegir el outfit, sin la presión de la madrina, sin dictámenes protocolarios y es, precisamente este motivo, el que las hace especiales, seguras, impecables, elegantes y, en definitiva, perfectas.

Porque se convertirá en la mejor anfitriona. Ella conoce a la mayoría de los invitados, también a vuestros amigos, y se mostrará radiante con todos ellos. Dará la bienvenida a los más rezagados, charlará con los tímidos, reirá con ganas, bailará con quien se precie, acompañará a los asistentes donde sea necesario y estará pendiente de todo detalle con una sonrisa permanente reflejada en su cara, ¿alguien da más?

La madre de la novia · Foto, Paula G. Furió · Tendencias de Bodas Magazine

Foto, ©Paula G. Furió

Porque será el apoyo de la novia. Y del novio. Sinceramente, después de ellos, la madre de la novia es quien mejor conoce los entresijos de la organización de una boda. Dispuesta a colaborar en lo que se precie y a tender las manos que hagan falta allá donde las de los novios no alcancen. Contacto con proveedores, encargos, llamadas y todo lo que conlleva una boda. Depositar vuestra confianza en ella será siempre un acierto. Yo sólo aviso.

Sólo ver la cara de mi madre con lágrimas en los ojos me hizo sentir que todo aquello que empezaba a tomar forma merecería la pena.

Y porque será la compañía incondicional de la novia. Siempre recordaré la emoción de mi madre –disculpen que me vaya al terreno más personal, pero no puedo evitarlo–, al verme vestida de novia por primera vez. No era ni el vestido, ni el sitio, ni nada que se le parezca, pero sólo ver su cara con lágrimas en los ojos me hizo sentir que todo aquello que empezaba a tomar forma merecería la pena. Y vaya si lo hizo. No se si me explico, pero me refiero a esa mirada que te comprende, a esas manos sobre las que apoyarte, a ese gesto, a ese beso, a ese abrazo a tiempo, a esa voz al otro lado del teléfono, a ese tranquila, todo va a salir bien.

 La madre de la novia · Foto, Juan Delgado · Tendencias de Bodas Magazine

Foto, ©Juan Delgado
Foto portada, ©Mi lima limón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *