Las cinco 'reglas' a desterrar de una boda · Tendencias de Bodas Magazine

El mundo de las bodas está cambiando, eso es algo que queda patente en cada slow wedding que compartimos en nuestro blog de bodas, y que tan bien saben en el hotel Barceló Bilbao Nervión con cada bonita boda que realizan. Atrás quedaron ciertos rituales y tradiciones que marcaron una época ‘nupcial’, algunas de las cuales se han transformado para adaptarse a las parejas actuales (las llamadas millennials).

¿Qué costumbres se van
desterrado de las bodas?


 

Apunta, porque te trae cinco ‘reglas’ que bien se pueden romper, dándole un twist que hará de tu boda una celebración (aún) más especial.

1. ¿Quién regala un anillo cuando puede regalar unos Manolos?

Siempre ligado a la pedida de mano, ningún ‘objeto’ ha levantado mayor expectación durante generaciones que el anillo de compromiso. En la retira de todos miles de escenas del novio, rodilla en piso, abriendo la pequeña caja y pronunciando: “¿Quieres casarte conmigo?”.

Hasta que llegó Big (Sexo en Nueva York) y le pide matrimonio a Carrie Bradshaw, zapatos en mano, diciendo: “¿Quién regala un anillo cuando puede regalar unos Manolos?”. La (ya) mítica escena supuso una auténtica revolución en muchos sentidos, como cambiar el anillo por un par de Manolo Blahnik, o cualquiera que sea ese ‘algo’ de especial significado para la novia o el novio.

 

Vestidos de novia a color
Vestidos de novia a color
Backstage pasarela ‘Si Quiero’ / Fotos, ©Sara Frost

2. El ‘blanco novia’ ya no es ni tan blanco.

Seguramente tu abuela se lleve las manos a la cabeza, pero en el día de tu boda lo importante es que te sientas cómoda con un vestido que refleje tu forma de ser y personalidad (¡Ser una slow bride!).

Los vestidos de novia actuales ya no sólo se tiñen de blanco puro. Distintas tonalidades van cobrando protagonismo en el look de novia, del sutil marfil al nude… hasta llegar a los rosas. Incluso, hay novias que se atreven con antagónicos vestidos de novia en colores como el azul o el rojo. Y es que las novias millennials ya (no sólo) visten de blanco.

 

First look
First look
First look
First look

First look boda de Yolanda e Iker en Jarandilla de la Vera / Fotos, ©Sara Frost

3. ¿Ver al novio antes de dar el “Sí quiero”?

La tradición ha sentenciado durante años que los novios no deben verse antes de la ceremonia de bodas, de lo contrario la mala suerte caerá sobre el futuro matrimonio. Es indiscutible, esto simplemente es una superstición que no tiene ninguna base científica (por si aún no lo sabías) ;D

First look, así se llama la nueva ‘tradición’ en la que los novios sí pueden verse momentos antes de la ceremonia. Un momento especial, íntimo y a solas antes de entrar en la vorágine del día, donde los novios dan rienda suelta a sus emociones, con tan sólo de testigo la cámara del fotógrafo de la boda.

 

Boda en un invernadero

Boda en un invernadero

Boda en un invernadero

Mesa de tartas de la boda de la wedding planner Paris Berlin / Fotos, ©Paris Berlin

4. La tarta de novios o pastel de boda.

Cupcakes, macarons, cookies… Actualmente la repostería para bodas ofrece una amplia variedad de sabores, formas y postres para todos los gustos. Eso sí, siempre bajo una premisa: la estética, ante todo.

El pastel de varios pisos sobre estructuras imposibles y espadas para cortarlo, quedó atrás. Ahora los pasteles se refinan en obras de azúcar o mesas de dulces tradicionales y caseros. Las nuevas tendencias hablan de mesas de postres variados, con distintas tartas de sabores y estilos. Bufes de postres y tartas donde los invitados pueden elegir… e, incluso, los novios servir ellos mismos a sus invitados.

 

Intimate Portland engagement session

Intimate Portland engagement session

Intimate Portland engagement session

Fotos, ©Phil Chester

5. Luna de miel… ¿en casa?

Adiós luna de miel, hola staycation.

Gracias al hotel Barceló Bilbao Nervión, que está a la última en tendencias, hemos descubierto este concepto ‘vacacional’ que ha tenido su auge en las américas tras la crisis económica y las nuevas filosofías de vida que van adoptando las parejas millennials.

¿La boda soñada o la luna de miel de tu vida? Todo en uno, en algunos casos, es una combinación difícil. Muchas veces hay que elegir entre una y otra según el orden de prioridad de los novios. Ahí es donde entra una staycation: pasar las vacaciones en casa y en la misma ciudad. Una manera de evadirse sin gastar mucho y ahorrar para el futuro viaje.

Tres son claves para poder disfrutar de una luna de miel en casa o staycation:

1. Desconecta de todo (trabajo, compromisos, etc.) y activar el modo ‘vacaciones’, tal cual como si estuvieras fuera de casa.

2. Actúa como si fueras un turista en tu ciudad visitando museos, parques, restaurantes, spas, lugares emblemáticos y alrededores.

3. ¡Estas de luna de miel!, así que no dejes de tener esos detalles que te lo recordarán: pedir comida a domicilio (servicio de habitaciones), ver películas en el salón, llenar de pétalos de rosas la bañera o sorprender con los típicos cisnes de toallas sobre la cama (muy de hotel para honeymooners).

 


¿Por qué no?

Esta es nuestra pregunta preferida en Tendencias de Bodas para englobar las bodas actuales y las opciones que tienen los novios a la hora de organizar su slow wedding. En esto se resume todo, en opciones y por qué nos.

Hoy el hotel Barceló Bilbao Nervión nos ha traído cinco tradiciones que (¿por qué no?) desterrar en una boda, pero seguro tu encuentras mil ideas más para hacer (o dejar de hacer) para que tu boda se eso: tú boda.

Foto portada, ©Wildfox

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *