Con motivo de su boda real, el próximo 19 de mayo de 2018, el Príncipe Harry de Inglaterra y la actriz Meghan Markle han compartido las fotos oficiales de su compromiso matrimonial. Tres retratos realizados en los jardines de Frogmore House (Windsor) por el fotógrafo Alexi Lubomirski, en las que destacan la complicidad, naturalidad, felicidad y amor de esta pareja. Unas instantáneas que han acercado –aún más si cabe– a la pareja a la opinión pública, alejándose de esa imagen protocolar y correctamente almidonada que siempre muestra la Familia Real Británica.

Las románticas fotos han dado rápidamente la vuelta al mundo, analizándose al detalle todos los aspectos de la misma. Personalmente, además de lo que ya he comentado en Instagram (LEER), prefiero resaltar la espontaneidad de la pareja… y espero que se mantenga así, ya sabemos que el estricto protocolo inglés deja poco margen al albedrío; si además les sumamos los tabloides y la prensa del corazón ávidas siempre de crear titulares sensacionalistas, no sé cuánto durará la franqueza de la pareja.

El Príncipe Harry y Meghan Markle desprenden complicidad, naturalidad, felicidad y amor en las fotos de su compromiso.


 

Prince Harry y Megan Markle engagement official portrait

Prince Harry y Megan Markle engagement official portrait

Fotografía ©Alexi Lubomirski / vía Getty Imagenes

 

Querida Meghan:
El mundo (y la realeza) necesita más glamour, más espontaneidad y más muestras de amor sin filtros. Al carajo la prensa y los protocolos.


 

El estilismo elegido por Meghan Markle para su engagement session está siendo analizado con lupa. Como única joya de su look la actriz ha lucido su anillo de compromiso, una preciosa sortija diseñada por el Príncipe Enrique de Gales en oro blanco con tres diamantes: el central, proveniente de Botsuana (un lugar con significado especial para la pareja) y dos diamantes laterales que pertenecieron a la princesa Diana. Pero es el maravilloso vestido de Ralph & Russo el que está acaparando toda la atención –y critica– de los medios. ¡A mi me encanta!

{ Diana Spencer y el vestido de novia que
marcaría la década de los ochenta }

El vestido en cuestión es un diseño de tul negro con falda de organza de seda con volantes cosidos a mano y cuerpo con aplicaciones bordadas en hilo de oro, que pertenece a la colección couture otoño invierno 2016-2017 de Ralph & Russo. ¿El problema?… Ninguno desde mi punto de vista ¡Va perfecta! ¡Ideal! Pero, desde el punto de vista del sensacionalismo, su elección ha sido inadecuada para un compromiso real que debería “guardar” las apariencias y la modestia (haciendo referencia a los 60.000 euros que cuesta el vestido); y porque, según los ‘expertos’ en la realeza, el diseño es más de alfombra roja que de princesa.

Querida Meghan: queremos más glamour, más moda, más espontaneidad y mas amor sin filtro. Así que no hagas caso a la prensa ni a los protocolos y sé tu misma. ¿Que el vestido cuesta un pastón?, quizás la prensa se le olvida oportunamente que Meghan Markle es una mujer trabajadora con sus propios ingresos hasta la fecha, que viene del mundo del cine donde es común que las firmas presten sus diseños a las actrices, y más allá de eso… ¡Son las fotos de su compromiso! No está asistiendo a un acto caritativo o a una zona devastada por un huracán.

Es su momento, es su felicidad, es su amor,
que lo vista como quiera.


 

Prince Harry y Megan Markle engagement dress Ralph & Russo

Vestido de la colección couture otoño invierno 2016-2017 de Ralph & Russo.

 

GET THE LOOK


12 vestidos de Ralph & Russo que nos hubiera gustado que luciera Meghan Markle en su compromiso real.

Fotos, cortesía de la firma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *