Mi ‘estilo’ diario tiende a ser mucho más casual e informal; y eso a pesar de ser invitada a distintos eventos ‘bridal’, ocasiones realmente especiales aparte. ¡Qué le vamos a hacer! Pero si que hay una cita anual en la que me gusta cuidar mi estilismo de forma especial, el desfile de Pronovias en el marco de la Valmont Barcelona Bridal Week. En esta ocasión la invitación iba por partida doble: para asistir al Pronovias Fashion Show (dress code cóctel), y la cena para bloggers del día previo cuyo dress code pedía ir ‘sparkles’.

Con vistas privilegiadas a la bahía de Barcelona desde la terraza chill out del Hotel Arts, Pronovias ofreció una cena para bloggers e influencers (con invitadas de la talla de Valentina Ferragni). Cumpliendo el dress code, elegí un primer look de fiesta ‘low cost’ de la firma Zara (aprovechando que Amancio está teniendo la voluntad de llevar algunas –o más bien contadísimas– prendas hasta la talla XL y XXL): un vestido corto en tul con lentejuelas plata, blazer negro con mangas remangadas y zapatos mule planos en raso fucsia de Mango (que la verdad, son incomodísimos) que daban el toque de color al outfit.

El desfile de Marco & María era una cita que no podía perderme antes de ir a la Pronovias Blogger Night, y allí me encontré con la fotógrafa Sara Costa, que con toda su dulzura y sensibilidad me realizó la ‘foto oficial’ de la noche.

Outfit de invitada curvy (plus size)

Fotografía, cortesía ©Sara Costa

 

Una vez más volví a confiar en el cariño y la costura a medida de Juana Rique para diseñar mi vestido de invitada (curvy) perfecto.


 

El segundo estilismo es el más especial para mí. No sólo por que el evento así lo merecía, también porque ha sido mi excusa perfecta para volver a confiar –y vestir– en el cariño, costura y savoir faire del atelier de Juana Rique. Este año me tenía preparados varios bocetos entre los que me costó elegir. Al final me decanté por ser fiel a mis sensaciones. Me apetecía llevar un vestido muy muy flowy (fluido y con movimiento), con cierto aire ‘casual’ y en color negro. Algo muy diferente al vestido de invitada curvy con lentejuelas fantasía y topos, también de Juana Rique, que llevé el año pasado.

El diseño exclusivo y a medida que me confeccionó Juana Rique era un vestido de largo midi, manga mariposa, banda asimétrica de encaje y lazada a modo de cinturón. De complementos llevé uno de los bonitos clutch artesanos de Atelier Artisan, que me encantan porque le caben todo. Un vestido de fiesta ‘plus size’ sencillo sí, con el que me sentía super cómoda y especial… Aunque es cierto que, de cara a una boda, el color negro será el más adecuado.

Vestido de fiesta de Juana Rique

Fotografía, cortesía ©Visual Foto

 

#estoybrillandoconhighlighter


 

El fotógrafo David Masbaga, la mitad de Visual Foto, firma las imágenes de este día. Un compañero con un gran ojo artístico, con quien suelo coincidir durante esa semana de la moda nupcial. Tenía ya ganas de trabajar con él y estar  frente a su objetivo (aunque soy la peor modelo del mundo, jajaja). Su paciencia fue infinita ;D

Y mi descubrimiento del año: Imanol Fuentes. Él se encargó de maquillarme y peinarme los dos días. Un genio que en 40 minutos (el tiempo que teníamos de cara a la famosa cena) te peina, te maquilla, te sube el ánimo, te sujeta el paraguas y te manda maravillosa a disfrutar del resto del día… con bien de highlighter, para brillar al máximo. De verdad, Imanol es de mis maquilladores y estilistas favoritos de Barcelona.

Sin duda, para ocasiones especiales confiar en profesionales que te gusten y a los que admires, y con los que además tengas muy buen feeling, es fundamental para un resultado de 10. Ese con el que tú misma te sientas bonita y especial, sin importar la talla.

Vestido de fiesta de Juana Rique

Sandra Sansegundo (Calista One) y Keyla Díaz (servidora) en el desfile de Pronovias.
Fotografía, cortesía ©Visual Foto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *