La verdad es que el titular plantea sólo una duda, pero vengo con más. Empiezo por el contexto y luego cuento los dilemas que me plantea el desfile del diseñador Ze García, que abría la pasarela 080 Barcelona con su propuesta ‘Millennial Couture’, una colección de trajes de fiesta y vestidos de novia donde –parece que– lo de menos ha sido precisamente la costura en pro de la estrategia de marketing. ¡Pero no cualquiera! Hacer desfilar a 13 de las mayores influencers, youtubers e instagramers de España tiene un mérito de cojones (así de claro).

Solo Dulceida, encargada de abrir el desfile, acumula más de dos millones de seguidores en Instagram; y si sumamos los de todas, la cifra se dispara hasta los más de 9 millones de seguidores (sólo en esa red social). Además, al ejército de influencers de Ze García hay que añadir los nombres de algunas de las mejores modelos del país como Joana Sanz, Marta Ortiz o Dalianah Arekion, junto a Rocío Crusset y Lucía Rivera que también pisaron la pasarela, aunque hayan pasado más inadvertidas.

 Dulceida, Laura Escanes, Jessica Goicoechea
y otras diez influencers españolas desfilan
vestidas de novia para Ze García.


 

Pero van dos párrafos y seguimos sin hablar de sus propuestas para novias 2018, y lo cierto es que se puede hacer todo el artículo sin siquiera hacer referencia a la misma. No busques en Google porque los titulares –y la curiosidad– se rinden ante ellas. ¿El por qué? Como dice Jorge Redondo, colaborador de Trendencias: “Lo malo está cuando el desfile comienza y termina en la influencer, cuando no hay nada más que comentar” (puedes leer su artículo AQUÍ).

Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion
Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion

Aida Domenech (@dulceida)

 

Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion

Patry Jordán (@patryjordan)

 

Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion

Marta Riumbau (@riumbaumarta)

 

Hablemos del contenido y no sólo del envoltorio. Ze García presentó en la pasarela barcelonesa su colección para la temporada otoño-invierno 2018/2019, donde destacaban trece diseños para novias. El diseñador se inspiró en los grandes diseñadores de inicios del siglo XX para vestir a una novia millenial; una nueva generación y cultura fuertemente influenciada por las redes sociales; y a la vez, rememora su infancia soñando con ser un gran modisto mientras jugaba a vestir a sus muñecas Barbies.

Cada uno de los treces vestidos de novia tiene su propio estilo, y se puede intuir esa referencia a la costura clásica (como la de Balenciaga) que los inspira. Escotes palabra de honor, asimetrías, propuestas con pantalón, grandes volúmenes en tul y el estilo princesa más emblemático del mundo nupcial son a grandes rasgos las características de esta colección, con tejidos donde los brillos buscan poner la nota de modernidad ¿millenial? y glamour.

La novia ‘Millenial Couture’ de Ze García se inspira en los grandes modistos del siglo XX pero se queda en la pretensión y se diluye entre el envoltorio de las influencers.


 

Para mí, ‘Millenial Couture’ que se queda en la pretensión. Funciona bien en el colectivo imaginario de los que amamos el glamour de la Barbie, pero se queda insulsa para una novia (real), eclipsada por la popularidad de quién las lucia sobre la pasarela. Un mensaje difuso donde parece que lo importante no es la costura sino quién la lleva. Me pregunto dónde habrá dejado Ze García su colección de novias Ella, una colección realmente inspiradora, con propuestas cargadas de personalidad, fuerza, feminidad y modelos por los que muchas suspiraríamos. Esa colección si que es interesante.

Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion
Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion

Carla Hinojosa (@carlahinojosar)

 

Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion

Michelle Salas (@michellesalasb)

 

El ejército de influencers de Ze García.


#zemillennialcouture

Dulceida (2,2 mm), Laura Escanes (946k), Jessica Goicoechea (923k), Nina Urgell (767k), Patry Jordan (72 k), Maria Pombo (695k), Marta Lozano (523k), Michele Salas (516 k), Marta Riumbau (435k), Gigi Vives (412 k), Madame de Rosa (399k), Inés Arroyo (342k) y Carla Hinojosa (164k).

 

Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion
Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion

Laura Escanes (@lauraescanes)

 

Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion

Marta Lozano (@martalozanop)

 

Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion

Maria Pombo (@mariapombo)

 

Para una loca amante de la moda nupcial, y teniendo como referencia esos otros diseños de Ze García, me produce cierto dilema –y hasta cierto rechazo– cuando el protagonismo no recae sobre la obra. Algo efectista ya que el modisto aparece en los (sub)títulos y reseñas de medios de comunicación de todo el país, y en los próximos días muy seguro que llenará las redes sociales con su hashtag #zemillennialcouture y su escuadrón de instagramers. Pero…

¿Realmente vestirán así las novias millennials? Porque salvo Dulceida y su esposa Alba Paul que si eligieron diseños de Ze García para el día de su boda, arriesgando en positivo con sus looks de novia, muchas de las ‘millennials’ que se han casado recientemente no es que hayan revolucionado las bodas (pero de esto ya hablaré otro día, que lo tengo pendiente).

El volante asimétrico de Carla Hinojosa, el sensual diseño de Nina Urgell o el original escote del vestido de Inés Arroyo son los diseños que destacamos del desfile de Ze García.


 

No es la primera vez que un grupo de influencers y millennials desfilan sobre una pasarela, Dolce & Gabbana lo ha hecho en sus últimos desfiles. Rosa Clará suele llenar su front row de rostros que le reportan titulares y hace desfilar a la celebrity más de boga; Santos Costura cerró su último desfile con una Lovely Pepa majestuosa; y a Jessica Goicoechea ya la hemos visto vestida de novia para las campañas de Imma Clé y St. Patrick. Entonces, ¿por qué el revuelo causado con este desfile?… Porque o presentas algo realmente espectacular o mejor te rindes a lo puntual.

‘Millennial Couture’, toda una declaración de intenciones de Ze García con la que obtiene el eco amplificado de las influencers y se apunta el mérito de reunirlas en un mismo desfile (con el tanto en marketing que conlleva), pero más allá del ruido mediático esta colección no está llamada a trasgredir la moda nupcial.

Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion
Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion

Nina Urgell (@ninauc)

 

Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion

Ángela Rozas Saiz (@madamederosa)

 

Más allá del ruido mediático, las propuestas para novias 2018 de Ze García no están llamadas a trasgredir la moda nupcial.


 

Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion
Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion

Jessica Goicoechea (@goicoechea22)

 

Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion

Inés Arroyo (@ines_arroyo)

 

Ze García 'Millennial Couture' - 080 Barcelona Fashion

Gigi Vives (@gigi_vives)
Fotos, ©080 Barcelona Fashion

Comments

  1. Es un trabajo totalmente prescindible. A nivel diseño no aporta nada.

    Podría divagar y analizar las prendas una por una, pero no es necesario. Los trajes recuerdan a los vestidos de las barbies literalmente. No se ha inspirado en la muñeca, ha reproducido su imagen, quizá en cuerpos algo más realistas, lo cuál creo que es lo único reseñable del desfile, que no son profesionales del modelaje y que van a recibir muchas críticas por ello y sin embargo lo han defendido.

    Si sigues la trayectoria del diseñador, no entiendes cómo puede abrir un desfile que va a atraer tantas miradas con un palabra de honor que resulta casi ordinario, con arrugas por todas partes y mal rematado. Los tejidos podrían haberse enfocado hacia algo bello y brillante, pero sólo parecían desfasados en el tiempo. Los diseños, más de lo mismo, bien trabajados podían haber llegado a algo interesante, pero son hechuras de otra época reproducidas tal cual y transmiten esa sensación de “horterismo” que sientes cuando ves las fotos de hace tiempo. No han pasado por el filtro de la creatividad, no han sido investigados y desarrollados para ser algo nuevo en la actualidad. Es como ver el príncipe de Bell Air en novias, un cliché completo.

    Quizá es lo que estaba buscando el diseñador, hacer lo que le apetece y esa colección fantaseada durante años emulando a una Barbie que nos hizo soñar a muchos, pero creo que con el talento que tiene se podría haber llevado mucho más lejos. Siempre hay que aspirar a más y la firma Ze García tiene capacidad de sobra para ello.

    En cualquier caso, habrá opiniones para todos los gustos y han conseguido que opinemos. La próxima vez también habrá que conseguir un palabra de honor sin el escote arrugado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *