Una delicada gargantilla de pequeñas perlas naturales con medallón de plata sin pulir. Esta es una de las pocas joyas que atesoro y que tiene un gran valor sentimental para mí, ya que fue el regalo de mi padre en mi 15 cumpleaños; y él mismo realizó el encargo a un joyero artesano. Curioso pensar que era el regalo de una adolescente, pero ¿quién no ha sucumbido alguna vez a las perlas?.

En distintas culturas a las perlas le atribuyen energías positivas como la pureza, y en China simbolizan riqueza y sabiduría. Sin embargo, en la cultura occidental hay quienes relacionan las perlas con las “lágrimas de la novia”. Supersticiones aparte, las perlas junto a los diamantes y el oro blanco, conforman las joyas más representativas de la novia. Bien por separado o en diseños de joyas y complementos que conjugan los tres elementos.

Coco Chanel hizo suyos los largos collares de perlas. Y desde Marilyn Monroe a Jackie Kennedy lucieron la clásica gargantilla de perlas; aunque bien podríamos remontarnos siglos atrás en la historia para seguir viendo ejemplos. Pero estaremos de acuerdo que el collar de perlas más famoso es el que llevó Audrey Hepburn en la película ‘Desayunos con Diamantes’. Y si hablamos de los pendientes de perlas, estos son un clásico –y un básico de la joyería– que todas las mujeres tienen en su joyero, y que hemos visto a cientos de novias de todo el mundo.

Novia con pendientes de perla clásicos / Foto, ©People Producciones

Pendientes con perla esférica Australiana y diamantes de JOYERÍA SUÁREZ (Precio, 1.790 €)

 

Novia con collar clásico de perlas / Foto, ©Jose Villa

Collar de doble vuelta de perlas de VIVIAN SHEN JEWELLERY.

 

¿Quién no ha sucumbido alguna vez a las perlas?. Las joyas con perlas son perfectas para todas las novias, de la clásica y dulce a la glamoroso y retro.


 

Inocencia, dulzura y elegancia son algunos de los rasgos más conservadores que se asocian a las perlas, pero también lo es el glamur. Sólo hace falta recordar a las hermosas e irreverentes flappers de los años 20, con sus característicos vestidos cortos de pedrería y paillettes y largos collares de perlas, para traernos a la mente una imagen más moderna de una de las joyas más atemporales.

Precisamente, una de las virtudes de la perla es que puede adaptarse a cualquier diseño: desde los más modernos y extravagantes a los más clásicos y discretos. Perlas naturales o perlas cultivadas (que provienen de granjas perlíferas). Perlas de color blanco –las más elegidas por las novias– o perlas negras (mi preferida, aunque realmente son de un color gris grafito).

Desde la joya con perlas clásica a la actual, ten por seguro que encontrarás esa joya que le irá “de perlas” a tu look de novia, y que no sólo podrás usar el día de la boda, también en cualquier otra ocasión. Incluso, hacer que pase de generación en generación como una joya de familia.

Alexandra Pereira con pendientes largos perlas y diamantes de RABAT (Precio, 3.630 €)

Anillo ‘Joséphine Aigrette’ de diamantes y perlas cultivadas CHAUMET (Precio, 4.820 €)

 

Look de novia con vestido de Castellar Granados / Foto, ©Irene Palacio

Pendientes ‘maxi pearls’ de NICOLS (Precio, 2.700 € )

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *