Royalty wedding dress · Vestidos de novia de la realeza · Tendencias de Bodas Magazine

Seleccionamos cuatro de los vestidos de novia más icónicos de las bodas de la realeza y de los que seguro no habías oído ni hablar. Y no será por falta de rankings con los mejores, inolvidables y más emblemáticos vestidos de novia de las royal weddings de todos los tiempos. Pero en nuestra selección no vas a encontrar ni a Letizia ni a Kate Middleton ni a Máxima de Holanda; ni siquiera mencionaremos a la hermosa Grace Kelly, la royal bride por antonomasia (A nadie le quedan dudas de que su vestido de novia es, y seguirá siendo, el más emblemático de la historia). En cambio te desvelaremos otros maravillosos diseños como el de la Reina Noor de Jordania, que bien podría protagonizar un ‘get the look’ muy actual.

Recientemente se ha realizado la boda del príncipe Carlos Felipe de Suecia y Sofía Hellqvist, nada más oportuno que volver a poner la lupa en la historia nupcial de la realeza, cuyas novias siempre han marcado tendencia con sus elecciones, como Lady Di que marcó la moda de toda una década (los 80), o el ‘tradicional blanco’ que popularizó la Reina Victoria del Reino Unido en 1840… y hasta hoy.

Gracias a esta infografía de Zalando que repasa 100 años de vestidos icónicos, entre los que se incluye nuestra selección, podemos conocer curiosidades como que Christian Dior o Valentino han sido los diseñadores a los que más han recurrido las novias de la realeza; o que, por ejemplo, el vestido de Charlene Wittstock, actual princesa de Mónaco, diseñado por Giorgio Armani, tenía más de 60.000 apliques entre Swarovski y lágrimas de madreperla…

Zalando presenta 100 años de vestidos icónicos de la realeza

 

Cuatro vestidos de novia más icónicos
de la realeza y de los que seguro
no habías oído ni hablar


 

 

Princesa Ingrid de Suecia

Boda de Ingrid de Suecia y Federico IX de Dinamarca (24 mayo, 1935)

INGRID DE SUECIA, 1935
Vestido de Fr. V. Tunborg & Co.

Princesa de Suecia y reina de Dinamarca tras su boda con el –para la fecha– príncipe heredero Federico IX de Dinamarca, su vestido es un excelente ejemplo de la atemporalidad de un traje de novia. Aunque para la época este diseño de Fr. V. Tunborg & Co. siguiera las tendencias más modernas, 80 años después, es un modelo clásico y sofisticado que perfectamente puedes encontrar en colecciones actuales y en tiendas vintage.

De silueta lánguida ligeramente ceñida a la cintura, elegantes mangas largas y cola de 6 metros de largo, el vestido estaba confeccionado en seda con aplicaciones de encaje adornando sólo la cola. Un diseño ‘minimalista’ al que añadió apenas complementos: collar de perlas a doble vuelta, broche de diamantes con forma de margarita, velo Julieta –un musthave de la época– de encaje veneciano y corona de mirto de Sofiero, tal como marca la tradición de la Casa Real sueca (como te contábamos AQUÍ).

 

Reina Noor de Jordania

Reina Noor de Jordania

Boda de Lisa Halaby (Reina Noor Al-Hussein) y Husein I de Jordania (15 junio, 1978)

REINA NOOR, 1978
Vestido de Christian Dior.

Lisa Halaby, la americana convertida en reina Noor Al-Hussein de Jordania al casarse con el rey Husein y convertirse así en la cuarta esposa del monarca. Corrían los años 70 y en esa época muchas de las royal bride recurrieron a la casa francesa Christian Dior, quien firma este icónico –y a la vez casi desconocido– vestido de novia.

¿No te casarías hoy mismo con este vestido de novia? Yo sí, porque no puede gustarme más este idílico y juvenil diseño en seda blanca, mangas 3/4 abullonadas y caída simple, en el que destacan los detalles de vainicas en escote, mangas y falda. Para completar su estilismo, la reina Noor llevó un simple velo de tul con media diadema de flores blancas, brazalete de diamantes, maquillaje natural, pelo suelto y ramo de novia de orquídeas blancas (uno de los más bonitos que he visto). Sencillez en estado puro para la boda de una reina.

 

Princesa Carolina de Mónaco

Princesa Carolina de Mónaco

Boda de Carolina de Mónaco y Philippe Junot (29 junio, 1978)

CAROLINA DE MÓNACO, 1978
Vestido de Christian Dior.

Apenas 14 días después de la boda de la reina Noor, la casa Christian Dior entregaba otro encargo especial: el primer vestido de novia de una jovencísima princesa Carolina de Mónaco, quien le daba el ‘sí quiero’ a Philippe Junot con este diseño de estilo boho de dos piezas, con cuerpo transparente en tul, cuello redondo y mangas acampanadas decoradas con apliques y festoneado de flores, al igual que la falda.

Carolina prescindía de lucir un vestido con más fausto (de hecho no tenía ni cola) y de llevar llamativas joyas, salvo por un muy discreto collar. En cambio sorprendió con un original tocado a modo de aros laterales de flores blancas y velo de tul. Un look de novia realmente inspirador, que perfectamente podemos copiar para una boda actual, más ahora que los vestidos de novia dos piezas están en boga.

 

Princesa Mabel de Holanda

Princesa Mabel de Holanda

Boda de Mabel Wisse y Friso de Orange-Nassau (24 abril, 2004)

MABEL WISSE, 2004
Vestido de Viktor & Rolf.

Pocos conocen y hablan de este curioso e inusual vestido de novia; pero si algo caracteriza a la princesa Mabel de Orange-Nassau es su personal estilo. Por eso, tampoco sorprende que haya sido ella quien luciera este original diseño de Viktor & Rolf formado por 248 lazos, que iban de menor a mayor tamaño a medida que descendían hasta la cola.

Ligero cuello barco, mangas largas, corte recto y cola de poco más de 3 metros de largo, el vestido de novia de la princesa Mabel (viuda del príncipe Friso de Holanda) estaba confeccionado en satén duquesa blanco nieve, y mantenía un estilo clásico salvo por la originalidad del damasco de lazos realizados en crepé de georgette. Como complementos, un velo corto (que no restaba protagonismo a la original cola), tiara de diamantes y pendientes de perlas.

El vestido de novia de Mabel no lo verás en las listas de los más icónicos, y está claro que no es un diseño a gusto de la mayoría de las novias, pero precisamente su singularidad y originalidad lo hacen emblemático. Más cuando las royal brides suelen ser nupcialmente correctas y conservadoras. Además, después de leer en la infografía, y leer que un equipo de cuatro personas dedicó más de 600 horas a crear este vestido, semejante trabajo se merece un puesto de honor en la historia, ¿no crees?

 


Y para ti,
¿Cuál es tu vestido de novia de la realeza favorito?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *