Frente a los tantísimos gastos que genera la organización de una boda, la contratación de un maquillador/a profesional puede parecer un servicio prescindible con el que ‘ahorrar’. Incluso, puede que estés barajando la posibilidad de maquillarte tú misma, una idea en la que te apoyamos siempre que de verdad sepas maquillarte muy bien o porque celebras una boda de destino y hacerlo tú es la mejor opción.

Distribuir el presupuesto de la boda como mejor consideres es tu albedrío, pero antes de escatimar en algo tan clave como es tu belleza nupcial, tengo que romper una lanza a favor de la gran experiencia y talento de los maquilladores y estilistas profesionales. ¿Por qué? Pues por cualquiera, y por todas a la vez, de las diez razones que te cuento a continuación.

1/10. Créeme, no querrás verte mal.
Brillos inoportunos en la piel, maquillaje chorreado por el calor o que no dura lo suficiente (vamos, que no has salido de casa y ya no tienes ni labial ni rubor), y técnicas que quizás no has sabido aplicar y no te favorecen. Y peor aún, porque todo ese mal maquillaje se va a ver reflejado en las fotografías de tu boda, y estás serán para toda la vida. El día de tu boda no experimentes, porque lo importante es que te veas y sientas la novia más guapa del mundo.

2/10. Saben sacarle partido a tu belleza.
Un buen maquillador o maquilladora profesional sabe sacarte el mejor partido, potenciando y realzando tu belleza natural (destacar tus ojazos, enfocarse en la sonrisa, disimular las ojeras…); ya que su principal objetivo es hacer que te veas y sientas la novia más radiante del mundo. Te escucharán y sabrán plasmar esa imagen que tienes de tu look de novia al maquillaje.

3/10. Sabrás como va a ser tu maquillaje de novia.
Y es que todos los servicios de maquillaje para novias incluyen la –bien oportuna– prueba de maquillaje. Esta se suele realizar semanas antes del día de la boda y hay quienes la hacen coincidir con alguna de las últimas pruebas del vestido de novia para tener ocasión de ver el look de novia al completo y corregir cualquier detalle. Esta ‘prueba’ es el momento oportuno para probar con distintas opciones y decidir el maquillaje que más te favorezca.

4/10. Su técnica es duradera.
¿Alguna vez se te ha corrido el rímel o se te ha borrado la base de maquillaje después de un par de horas? Un maquillador profesional es conocedor de las mejores técnicas y productos cosméticos, por los que podrá elegir las que mejor se adapten a tu piel y estilo. Además, los maquilladores están entrenados para conseguir un maquillaje de larga duración (de al menos 8-10 horas) para que estés radiante desde la ceremonia al baile.

5/10. Los nervios por la boda no le afectarán.
Si te vez capaz de conseguir un eyeliner bien delineado, perfecto y duradero el propio día de tu boda, chapó. Pero un maquillador ha invertido tiempo en su formación profesional (que siempre es constante para estar al tanto de las últimas tendencias del sector) y trabajar bajo presión es parte de su oficio. Así que mejor ponte cómoda, relájate y disfruta de las horas previas a tu boda mientras te maquillan con la precisión y tiempo que mereces.

6/10. Trabajan con los mejores productos.
Son la parte fundamental de su trabajo y por eso invierten siempre en los mejores productos cosméticos, y no sólo usando las marcas más punteras y/o de primera calidad, también conociendo realmente los productos más eficaces del mercado y adecuados para el maquillaje de una novia.

7/10. Conocen los secretos de las famosas.
Y no sólo todos sus trucos de belleza más secretos, también todos sus aciertos y sus errores de maquillaje. Qué tienes los ojos hinchados y unas ojeras horrorosas por culpa del estrés de la boda, pues tu maquillador/a sabrá cómo hacerte un efecto lifting inmediato para que te veas radiante. Saben agrandarte la mirada o darte una ‘inyección de bótox’ sin tener realmente que usarlo. ¡Eso no tiene precio!

8/10. Es la oportunidad perfecta para mimarte.
¡Es el día de tu boda! Aprovecha que es un momento especial para dedicártelo a ti y a los tuyos. No te restes tiempo, no te quites alegrías. Disfruta y confía la belleza de tu boda a profesionales que sepan tratarte y sacar lo mejor de ti.

9/10. Estarás más radiante que nunca.
Pase lo que pase, vas a estar impresionante el día de tu boda; porque al contratar a un maquillador/a tendrás ante todo la garantía de estar trabajando con un profesional, y así será.

10/10. ¡Te lo mereces!
Porque, así como has dedicado tiempo e ilusión a planificar todos los aspectos de tu boda, desde las flores a la música, no tienes por qué dejar tu belleza al tuntún o ir como vas en tú día a día sin más. Tú también eres única y especial, y eso debo verse reflejado en tu beauty look.

 


Fotografía portada de ©Sara Costa exclusivas para Tendencias de Bodas Magazine.
Prohibido su uso o reproducción sin nuestro consentimiento escrito.
Reservados todos los derechos de autor.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *