No todo se reduce a planificar la luna de miel. Tras semanas de pensar solo en los preparativos, y en donde el estrés y el cansancio llegan a estar presentes, permitirnos el tiempo para desconectar de todo lo que lleve la palabra ‘boda’ y seguir disfrutando de muchos otros momentos en pareja también es importante. ¿Qué tal realizar una bonita escapada romántica?

Tomaros unos días sólo para vosotros dos rodeados de bonitos paisajes, buena gastronomía, encanto local y disfrutad de la filosofía del slow life que invita a conectar con el aquí y el ahora; sin presiones, ni agenda ni tareas pendientes de hacer. Durante un fin de semana los preparativos de la boda podrán esperar.

Para inspirar vuestra perfecta escapada romántica –o bien como destinos para festejar vuestro aniversario de bodas– hemos elegido cinco pequeños hoteles y casa con encanto que aúnan todo lo que estamos buscando y más, ya que también destacan por su cuidada arquitectura e interiorismo.

 

Hotel Aire de Bardenas (Tudela, Navarra).

1/5. Hotel Aire de Bardenas.

De esta selección de destinos con encanto, sin dudas, el Hotel Aire de Bardenas es a la fecha el más famoso e instagrameado. Su premiada arquitectura y exquisita implantación en el entorno, en mitad de un campo de trigo; las vistas únicas al desierto navarro de Bardenas Reales; su cuidado –y también galardonado– interiorismo y sus espectaculares habitaciones burbujas le han valido la merecida fama y fotogenia a este hotel tan singular. Un destino donde el tiempo transcurre entre una buena copa de vino y un baño relajante desde la bañera exterior de cualquiera de sus suites.

Aunque en Aire de Bardenas lo realmente especial es dormir bajo el cielo estrellado; una experiencia que es posible gracias a sus innovadoras habitaciones ‘burbujas base lunar’, unas instalaciones no permanentes y traslúcidas que permiten contemplar el esplendor de la noche y sus constelaciones. Como en la zona no hay contaminación lumínica, las estrellas serán los únicos testigos de vuestra romántica escapada.

 

Buenavista Lanzarote Country Suites (Lanzarote, Islas Canarias).

2/5. Buenavista Lanzarote.

Ya han pasado varios años desde que visité por vez primera la isla de Lanzarote y confieso que, durante esos primeros kilómetros mientras me adentraba en ella, me sentía un poco confusa. Nunca había visto un paisaje desértico de tierras volcánicas, por lo que mis ojos, más acostumbrados al verde tropical, tardaron en entender su tan singular belleza. Además, la calima cubría el cielo en mi bienvenida; y es curioso, porque cuando se desvanece la isla se baña con una luz tan bonita que desvela otra faz. Ese paisaje negro que de primeras no entendía, terminó por atraparme. Tanto que me prometí regresar para disfrutarla de una forma aún más ‘slow’ (es decir, dejando de lado a las grandes cadenas hoteleras).

Buenavista Lanzarote Country Suites está en mi lista de ‘place to be’ en Lanzarote. Una espectacular finca rodeada de viñas y volcanes cuya arquitectura se mimetiza con el entorno de forma autóctona, invitando a vivir la experiencia con todos los sentidos. Sus cinco suites fueron diseñadas en los viejos galpones de aperos rehabilitados de forma exquisita, donde las vistas cobran especial protagonismo y la decoración invita a disfrutar de las horas con la misma calma que lo hace la vida isleña.

 

Casinha Trivetia (Alentejo, Portugal).

3/5. Casinha Trivetia.

Situada en la zona de Vila Nova de Milfontes, dentro del Parque Natural del Sudoeste Alentejano y Costa Vicentina, una de esas regiones aún por descubrir de nuestro vecino Portugal, he encontrado esta pequeña y acogedora casa rodeada de campo y a poco más de 1 kilómetro de la costa atlántica. La Casinha Trivetia es una antigua casa de huéspedes que sus nuevos propietarios han reformado y decorado con especial mimo, manteniendo la armonía, tranquilidad y simplicidad de la zona. Desde el salón – cocina, dispuestos en un mismo ambiente abierto al jardín, se pueden ver y oler los naranjos, las higueras y la lavanda del jardín.

Aquí las noches se disfrutan contemplando las estrellas (de hecho, la región fue nombrada el primer destino ‘Starlight’ del mundo) y los días discurren descubriendo sus playas casi desiertas, tardes de paseos a caballo o recorriendo los pintorescos pueblos de la zona para disfrutar de la gastronomía y artesanía lusa. ¿Se puede pedir más para una escapada de desconexión total?

 



Cristine Bedfor Guest Houses (Mahón, Menorca).

4/5. Cristine Bedfor.

A sólo 10 minutos caminando desde la playa del pueblo de Agua Amarga (dentro de la reserva natural de Cabo de Gata) se encuentra Casa La Bonita, un hospedaje tipo bed & breakfast de cuatro habitaciones decorado con sencillez y estilo mediterráneo con toques étnicos. La amplia cocina – comedor invita sin duda a disfrutar de un desayuno sin prisas. El salón, la zona chill out, la piscina y el jardín privado son algunas de las zonas compartidas ideadas para la convivencia; aunque la casa también puede ser alquilada entera. Buganvillas, cactus, paredes de color blanco, ambiente sereno, en La Bonita se respira autentica vida mediterránea.

Agua Amarga es una pequeña aldea marinera con cerca de 400 habitantes, oculta entre un paisaje de inclinados acantilados perfecta para encontrar esa tranquilidad y relax junto al mar. Su playa es una preciosa cala de agua cristalina en la que pasar el día bañándose o practicando submarinismo. Mientras que, en el pueblo, un rincón almeriense de casas blancas se puede degustar la gastronomía local. Un plan perfecto para una escapada romántica sin reloj, ni agenda, ni teléfono, ni coche.

 

Hotel Faro Punta Cumplida (La Palma, Islas Canarias).

5/5. Faro Punta Cumplida.

¿¡Quién no querría pasar la noche en un faro marinero!? Y contemplar desde allí el horizonte infinito del océano Atlántico, escuchando cómo rompen las olas contra la costa. Disfrutar de las vistas únicas que, tras subir los 158 escalones que salvan sus 34 metros de altura, se pueden contemplar desde su mirador. Una experiencia única que podemos disfrutar en el hotel boutique y ‘hideaways’ que alberga el Faro Punta Cumplida, uno de los más antiguos de España y que aún se encuentra operativo.

Con más de 150 años de historia, el faro se ubica en la costa de Barlovento de la llamada “Isla Bonita”, la isla de La Palma declarada Reserva de la Biosfera. Tras una reforma, su interior acoge tres exclusivas suites a las que se accede desde un típico patio canario. Cada habitación cuenta con terraza desde donde contemplar el atardecer sin prisas y cocina propia en la que disfrutar de un delicioso desayuno local (que se encarga de llevar diariamente el ama de llaves) o de vuestra propia cena, realizada con productos típicos de la zona. Además, el faro cuenta con zonas comunes de ensueño: piscina ‘infinity’ frente al mar, plataforma de yoga, zona de barbacoa y un jardín de más de 5.000 metros cuadrados para pasear al aire libre.

Comentarios desactivados