“¿Habré elegido bien el vestido de mi boda?” “¡Ya no me acuerdo cómo era!” “Tengo dudas de si estos zapatos le van bien” “¿Y los complementos, pegarán con el estilo que quiero?”.

Conocemos muy bien estas y otras tantas dudas que asaltan a una mayoría de novias en algún momento de esas semanas que pasan entre que eliges tu vestido de novia y el día de la boda. Se nos olvida cómo era, cómo nos quedaba. Quizás tan sólo tengas una foto hecha con el móvil del día de la prueba junto a un boceto del vestido o la foto del catálogo. Pero nada de esto te ayuda a sentir confianza en esos momentos de bajón o incertidumbre que se tienen. Solo cuando te lo vuelves a probar es que recuperas la seguridad de que “¡Si, este es mi vestido de novia!”.

Pero… ¿Y los complementos de novia que has elegido? ¿Seguirán siendo los perfectos para el estilismo con el que te imaginas en tu boda?

Al ver el resultado de una producción de moda nupcial puede parecer que todo en esta estaba perfectamente pensado para conseguir proyectar esos looks y actitud que se ven. Es un trabajo que se realiza durante semanas y que empieza –muy similar a como lo haría una novia real– con un moob board con el concepto, la inspiración y las referencias estéticas que se desean trabajar en cada editorial y/o estilismo.

Cuando estas ojeando una revista de novias o mirando un blog de bodas, o quizás buscando inspiración en Instagram, muy seguro pensarás, al ver una de esas fotografías, que tras ese look nada ha fallado. No en vano detrás de estas editoriales hay un equipo de estilistas, maquilladores, peluqueros, fotógrafos, etc., que han tenido a su al alcance cientos de vestidos y complementos dónde elegir. ¡Nada más lejos de la realidad! Muchas cosas pueden fallar en la puesta en marcha de un estilismo, y pasa hasta en las mejores casas. Basta con ver el documental ‘The September Issue’ y descubrir que hasta a la principal revista prescriptora de moda en el mundo, como es el VOGUE de Anna Wintour, no siempre le salen las cosas como la idean a la primera y hay que repetir.

El fular atado al cuello con maxilazo es una de las claves ‘glam’ del look y una alternativa si no quieres llevar el clásico velo de novia.


 

Inspiración para novias #editorialLucia

Inspiración para novias #editorialLucia

Inspiración para novias #editorialLucia

Inspiración para novias #editorialLucia

Fotografía, cortesía ©Pelillos de ratón

 

Del estilo boho country inicial a tomar las calles con un look de novia de glamour retro.


 

Para la #editorialLucia que realicé a finales de febrero junto a Lucia Alonso (fotógrafa de bodas más conocida como @PelillosdeRatón), se ideó trabajar seis looks de novia diferentes que tuvieran en común el toque trendy y diferenciador de los complementos, aunado a una fotografía urbana y con movimiento. Para este estilismo en concreto, la propuesta era de un look boho country con vestido de novia lencero de Victoria Imaz…, botines estilo cowboy en blanco, brazaletes y maxianillos en latón y una chaqueta tipo blazer blanca para un toque más chic. Suena con rollazo, ¿verdad?.

No, no mires y remires las fotos buscando ese estilo “boho country” porque en el último momento tuvimos que improvisar otro estilismo. No era un asunto del estilo, ni de las prendas elegidas. Simplemente había algo que no encajaba al vestir a la modelo. Pero nada. El conjunto seguía sin convencer, mientras los minutos iban pasando y eso en el timing de una producción fotográfica es oro.

En la calle nos esperaban Lucía y las chicas de Arbolande para continuar con el shooting y fotografiar el look… Y yo seguía allí, frente a Valeria (la modelo y últimamente mi musa) sin entender qué fallaba. Me llaman por teléfono “¿Cómo vas?” Y yo: “Listas, de camino ya”. Ehhh, mentira piadosa, porque lo cierto era que seguíamos en el estudio a punto de empezar a cambiarlo todo.

¿Imaginas que esto te pase el mismo día de tu boda? ¿Que te enfundas ilusionada en tu look de novia y al mirarte al espejo algo no te convence? ¡Terror, si!

Por suerte en ese momento contaba con muy buen ayuda y con Juan Carlos de Oui Novias que rehízo el peinado al momento, y con un montón de accesorios de marcas como TataMana, ACUS complementos y Bendita tu eres, entre otras. De la maleta con velos de esta última sacamos un fular de organza que atamos con un maxi lazo al cuello de la modelo (siguiendo unas de las últimas tendencias de las pasarelas), y a partir de ahí empezamos a redefinir un nuevo look de novia con aires más retro y glamuroso partiendo del mismo vestido de novia y cambiando sólo los complementos.

Este imprevisto hizo que nos demoráramos unos 20 minutos y que perdiéramos un justo momento de luz que tenía seducida a Lucia Alonso. Aun así, salieron unas imágenes maravillosas con un rollazo urbano y retro perfecto. El estilismo me recuerda un poco a Penélope Glamour de ‘Los autos locos’, un personaje de animación de finales de los 60’s del estudio Hanna-Barbera que también se emitió durante los años 80. Las novias más millennials quizás deberíais echar mano de Google, jajaja.

Inspiración para novias #editorialLucia

Inspiración para novias #editorialLucia

Inspiración para novias #editorialLucia

Fotografía, cortesía ©Pelillos de ratón

 

La importancia de hacer un fitting o prueba final de todo tu look de novia. ¡No dejes nada al azar!


 

Llegados hasta aquí te preguntarás, “¿Y qué moraleja saco yo de esto para que me sirva de cara a mi boda?”

Si la editorial de una revista no sale como se esperaba, se tienen tres opciones: rehacer el estilismo sobre la marcha –como hicimos nosotros–, repetir nuevamente toda la sesión fotográfica o bien seleccionar cuidadosamente las fotos que finalmente se publicarán. Pero si eres una novia real, el mismo día de su boda, y por cualquier motivo tu look al final no te convence, no tendrás ni mucho margen de acción ni la opción de “repetir”. ¿Qué hacer entonces?

Que el día de la boda pueden llegar a pasar mil imprevistos es una realidad en muchos casos difícil de anticipar. Aunque nunca está por demás tener un Plan B para algunos supuestos que se puedan dar, o contar con un wedding planner que te trasmita confianza y dé soluciones a los imprevistos. Pero que la mañana de tu boda tengas un bajonazo de inseguridad porque tu bridal look no te convence no entre en ningún plan.

En las pasarelas y mundo de la moda se le llama “fiiting”, y consiste en realizar a las modelos unos días u horas antes una prueba de vestuario para poder ver cómo le sienta y que todo funciona; aunque a veces por cuestión de agendas no se puede hacer. Pero tú, querida novia, si que vas a poner en tu agenda desde ya un día específico para hacer el fitting o prueba final de tu look de novia. De hecho, es algo que firmas y diseñadores recomiendan. Así tendrás margen de cambiar cualquier cosa con la que no te sientas a gusto o sencillamente no te encaje y quedarte sólo con lo que te enamore y haga sentir la más guapa del mundo. Sea cual sea tu estilo.

Elije una de las últimas pruebas del vestido de novia para hacer el fitting. Lleva contigo todos los accesorios y complementos que quieres para tu estilismo (desde la lencería a los pendientes), y si puedes ir con la prueba del maquillaje y/o de la peluquería hecha, mejor aún. Todo lo que te ayude a ver con antelación cómo será tu look de novia definitivo y no dejar nada al azar.

Inspiración para novias #editorialLucia

Inspiración para novias #editorialLucia

Inspiración para novias #editorialLucia

Fotografía, cortesía ©Pelillos de ratón

 

CRÉDITOS | PROVEEDORES

Vestido de novia: Victoria Imaz / Pañuelo lazo: Bendita tu eres complementos / Cinturón: Beba’s / Pendientes: ACUS complementos / Brazaletes: TataMana / Gafas de sol: Tiwi / Sandalias: Lodi / Flores: Arbolande / Estilismos, Keyla Díaz G. / Maquillaje y peluquería: OUI Novias / Manicura y pedicura: d-uñas Doctor Esquerdo / Modelo: Valeria Tabares / Fotografía: Lucia Alonso / Producción: Tendencias de Bodas Magazine.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *