Emociones que se captan y emociones que se buscan captar. Vuelo de drones y vuelta al carrete de fotos (‘film’ para los entendidos). Luz, enfoque, exposición. Fotografías que salvan almas y almas que se enamoran de la fotografía. Competitividad, reputación, ser tú mismo, sinergias… ¡Bienvenidos a la jungla de la fotografía nupcial!, o lo que es lo mismo, el congreso BodaF Europe 2014 en el que he estado de visita (invitada por la organización en calidad de medio) durante una jornada y estas son las conclusiones y reflexiones que extraigo sobre fotografía y fotógrafos de boda.

Fotografía ©Aurora Lechuga
(Premio BodaF 2014 en categoría reportaje)

 

¿Está saturada la fotografía de bodas?


 

Está claro que la crisis ha llevado a muchas personas a buscar en el santo grial que el sector de las bodas parece ser, aunque al llegar se encuentren con otra gran jungla; pero también está claro –personalmente hablando– que nunca la fotografía de boda había tenido tanto nivel y calidad. Y que me disculpen los fotógrafos sociales de siempre, pero si el renovarse o morir, la competitividad, la globalización y los nuevos puntos de vistas ayudan a elevar artísticamente fotografía de bodas entonces, bienvenida sea esta tendencia.

Una casualidad hizo que, justo la noche antes del congreso, leyera el artículo ‘Sin recuerdos’ publicado por la fotógrafa Mercedes Blanco donde comenta que cada día se suben sólo a Facebook más de 300 millones de imágenes, y no hace falta ser un experto para darnos cuenta de que muy pocas expresan algo, muchas carecen de verdadero interés y la mayoría no tienen ni mínima calidad. «Fotografiar se ha convertido en algo así como un impulso, un tic nervioso que resuelve una situación con un lenguaje, por lo general, de lo más pobre», apuntaba con acierto crítico Mercedes. Pero los recuerdos no pueden ser un simple impulso. Hay tiempo para contemplar y un tiempo para retratar.

Fotografía ©People Producciones
(Premio BodaF 2014 a fotógrafo revelación)

 

¿Valoramos una buena fotografía (de boda)?


 

La industria pone a nuestro alcance cientos de aparatos (cámaras, móviles, tablets) y aplicaciones que nos permiten hacer fotos; y no resto ni un ápice de la valía de esta oportunidad. Pero, todos podemos cocinar con la Thermomix y también podemos fotografiar, pero eso no nos convierte ni en chef ni en fotógrafos profesionales. Son dos conceptos distintos que no compiten entre sí. El mérito se resta cuando, ¡oh sorpresa!, somos los unos los que infravaloramos la labor de los otros.

Una buena fotografía es la conjugación de técnica, belleza y emoción, y tiene el valor de ser una buena foto; aunque para algunos quizás no sea más que una simple imagen… Pero esa imagen será capaz de trasportamos a un recuerdo y trasmitirnos una sensación. No es una pose, aunque si una postura. Es una aptitud y también una actitud. Es un «clic» que busca un fin que va más allá de copar el almacenamiento del móvil o de una tarjeta de memoria.

Fotografía ©Sara Lobla
(Premio BodaF 2014 a 3ra boda mejor narrada)

 

Avanza la fotografía de boda con el vuelo de drones y a la vez vuelve a la melancolía de las fotos analógica. Precisa metáfora de la época en que vivimos en la que, al final, sólo quedarán nuestros recuerdos detenidos –quizás– en el instante exacto en el que se disparó la cámara.

Comments

  1. Ay, Keyla, con las ganas que tenía de ir a BODAF y al final no pudimos. Después de leer tu post me ha quedado claro que el año que viene no podemos perdérnoslo. Sin duda un lugar magnífico de reunión donde conocer a otros profesionales y debatir sobre el futuro de la profesión. Aunque se hable de fotografía, la gran mayoría de estas reflexiones son completamente aplicables al vídeo. ¡Un abrazo!

  2. Lo que son capaces de hacer algunos fotógrafos es digno de mención y admiración. Es cierto, muy cierto, que el mundo de las bodas parece hoy en día la gallina de los huevos de oro, no sólo en lo que a la fotografía se refiere, sino en todos los ámbitos.

    Afortunadamente, los buenos, son capaces de destacar de entre toda la paja que tienen alrededor. Congresos como BodaF Europa dignifican y ensalzan la figura del fotógrafo de bodas, tan imprescindible para poder refrescar la memoria con todas las emociones vividas el día de la boda.

    Mi enhorabuena a la organización y a todos los profesionales que forman parte de ella. Y por supuesto a los People, fotógrafos revelación de este año. Galardón merecidísimo.

  3. Gracias Keyla, por compartir el vídeo resumen de Bodaf que tuve el placer y el honor de llevar a cabo durante los tres intensos días del evento.
    Me alegro que te haya gustado. Y de los videógrafos ¿qué opinas?

Trackbacks

  1. […] Que la fotografía y videografía de boda ha cambiado, y sigue cambiando es un hecho. Y Bodaf está en la vanguardia de ese cambio. Por eso lo de la “luz” para todos aquellos que llevamos bastantes años especializados en bodas. Se trata de entender la profesión de otra manera. De dignificarla. De amarla. Lejos queda la famosa frase de “voy a hacer bodas para sacarme un extra, unas perrillas”. No. Ahora somos profesionales de las bodas. Y nos dedicamos a ello en cuerpo y alma. Keyla de tendencias de bodas, en un sólo día con nosotros lo resume muy bien “la fotografía (y la videografía -añado yo- es la conjugación de técnica, belleza y emoci… […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *