Tu boda. Esa a la que has dedicado tanto tiempo de preparativos e ilusión, más aún si la celebras en una fecha tan señalada como la Navidad, tal como han hecho Dayam y Alberto. Pero, queridos novios, los imprevistos siempre pueden estar ahí, acechando para intentar mermar vuestra ilusión y nervios. Aunque si hablamos de imprevistos y días que se esfuman de las manos, creo que ninguna historia que haya oído supera aún la boda de Daniela y Miquel.

Te pongo en situación. El día de su boda la novia llevaba desde las 6 a.m en el hospital a causa de una gastroenteritis que arrastraba de varios días. Su planning debía empezar a primera hora de la mañana, “así que imagina el susto y la preocupación –nos cuenta la fotógrafa Natalia Ibarra–, pero decidimos tomarnos todo con calma y dejar que los timings se adaptaran a ella”. Sin duda el mejor consejo que Dayam podía seguir; porque sí, en momentos así la calma es el mejor remedio ante cualquier imprevisto. Apenas había dormido en dos días, pero nada mermó los ánimos, la sonrisa y la buena cara de Dayam, además, al final, “llegamos a la finca con poco tiempo de retraso frente al plan inicial”, apunta la fotógrafa.

Fotos, cortesía ©Natalia Ibarra

 

La ceremonia civil se ofició en el interior de uno de los salones, fuera hacía mucho frió así que tuvieron que irse al bonito plan B donde no faltaron las flores, los pétalos en conos para la salida de los novios, los discursos emotivos, las lágrimas, los besos y las sorpresas (como una canción que Alberto compuso personalmente para Dayam). “La ceremonia fue muy divertida y emotiva a partes iguales. Los novios rieron y lloraron sin medida, como debe de ser”.

Entre las anécdotas de la boda de Dayam y Alberto, sabemos que la novia llegó del brazo de su hermano pequeño, que entregó el ramo de novia a su abuela (una de las personas especiales para ella), y que durante la sesión de fotos empezó a nevar, dejando otro momento mágico de toda boda de invierno. Como detalles para los invitados, repartieron unas divertidas chapas ilustradas y un CD con la banda sonora del enlace.

Para su look de novia, Dayam eligió un vestido de dos piezas de Pronovias con falda de tul princesa y top de encaje chantilly y escote en V sin mangas que le permitía lucir sus tatuajes (exactamente los modelos de falta Meras y corpiño Xifre de la colección ‘separates’). Para completar su estilismo optó un velo corto y un beauty look muy años 50-60 con un punto pin-up; además un bolero de piel para el frío. Durante la fiesta, Dayam cambió su falda por un pantalón de cuadros vichy con el que estar más cómoda y disfrutar toda la noche.

Fotos, cortesía ©Natalia Ibarra

 

Una boda navideña divertida y emotiva
a partes iguales. Los novios rieron y lloraron
sin medida, como debe de ser.


 

Fotos, cortesía ©Natalia Ibarra

 

Vídeo, cortesía ©Rice & Roses
CRÉDITOS | PROVEEDORES

Ceremonia: Civil / Celebración: Finca El Tomillar / Catering: Cortés de Moraga Catering / Vestido de novia: Pronovias / Ramo de novia: Flores en el columpio / Maquillaje y peluquería: Oui Novias / Vídeo: Rice & Roses / Fotografía: Natalia Ibarra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.