«¿Quieres casarte conmigo?». Escuchar estas tres palabras –y ese «Sí quiero» eufórico de respuesta– seguro ha sido uno de los momentos más especiales e inolvidables en vuestra relación. Y no será el único, eso seguro. Más porque ahora toca empezar con los preparativos de la boda. Pero, exactamente por dónde empezar, qué pasos hay que seguir…

Si estas y otras dudas te invaden, no te preocupes. Hablamos con la wedding planner Carmen Fernández de Something Blue, especialista en diseñar bodas a medida y totalmente personalizadas, y ha compartido con nosotros sus consejos y tres primeros pasos a dar para organizar la boda de forma organizada (valga la redundancia) y con sentido común.

Fotografías, ©Ernesto Villalba

1/3. El cuándo, dónde, cómo y con quién.

Empieza por hacer una lista provisional de los invitados a la boda y «pensad cuándo, dónde y cómo os gustaría celebrar la boda», recomienda Carmen. Es decir, elegir una posible fecha o fechas tentativas; si será una boda de mañana o de tarde; en qué lugar os gustaría celebrarla (en una finca en el campo, una boda urbana en un hotel, en el pueblo familiar, una boda de destino en algún lugar especial, etc.); y si será una boda de etiqueta o más informal. Todos los detalles que quieras apuntar servirán para ir dando un esbozo de vuestra boda.

Si por ejemplo «queréis celebrar la boda a menos de nueve meses vistos tendréis que poneros ya manos a la obra para encontrar el espacio o finca disponible para el día que queréis», lo que sin duda es la pieza del puzle más complicada de encajar, especialmente si piensas en una boda de verano y con tan relativamente poco tiempo para organizarla. En este caso ser flexible en cuanto a fecha y lugar será fundamental. No obstante, si la idea es casarse el próximo año «la búsqueda de lugar y fecha os la podéis tomar con más calma», teniendo en cuenta que las fechas estivales son las más demandadas.

Pero no sólo el lugar donde celebraréis la fiesta de la boda es importante de reservar, también lo será la iglesia (recordad que hay parroquias muy demandadas, algunas incluso con lista de espera) y/o ayuntamiento (si la ceremonia no será en la misma finca) dónde queréis contraer matrimonio. Iniciar los trámites para el expediente matrimonial cuánto antes será lo mejor, ya que los tiempos de la burocracia no siempre son los nuestros.

Fotografías, cortesía ©Lara Onac

2/3. ¿Cómo imaginas la boda?.

Sí, cómo imaginas será la boda. Una boda íntima de estilo bohemio, industrial o vintage. Una boda en la playa al atardecer rollo ibicenca o más bien con un ambiente tropical. Quizás una boda clásica con muchos invitados bajo una preciosa carpa o más bien hípster al aire libre, o rompiendo todo protocolo marcándote una boda tipo picnic. Muy seguro esto es algo que habéis hablado antes, pero es ahora cuando toca por fin recopilar todas esas ideas que tenéis para celebrar vuestra boda.

«Definir el estilo de la boda que os gustaría tener –apunta Something Blue– es un ejercicio muy importante, pues no sólo ayudará a definir la decoración sino también el lugar de celebración más adecuado teniendo las opciones que este ofrece en cuanto a aforo, estética, espacios al aire libre, salones y demás zonas para la celebración, tipo de catering y largo etcétera».

En esta fase esboza las ideas de forma más global. Ya habrá tiempo para diseñar y planificar todos los detalles (de la paleta de colores a las flores) de la decoración con más detenimiento y mimo. Ahora lo importante es encontrar ese espacio y ese estilo que se adapte a la boda que quieres disfrutar.

Fotografías, ©Días de Vino y Rosas

Fotografía, ©Raquel Benito

3/3. Ya tenemos la fecha y el lugar, ¿ahora qué?.

¡Bien!. Lo más importante, y complicado de una boda, ya lo tenéis cerrado: fecha, lugar y lista de invitados (no nos olvidemos de ellos, que venían en el primero paso y saber cuántos invitados tendréis os ayudará a definir aforos, espacio y presupuesto, por ejemplo). Ahora toca empezar a buscar todos los proveedores que os ayudarán a dar forma a la boda «para que tengáis el recuerdo más bonito posible de vuestro gran día». Aquí ya no hay un orden de preferencia, aunque muchas novias ya hace rato que han priorizado la búsqueda del que será su vestido. Aun así, Something Blue recomienda «continuar con la elección del fotógrafo y videógrafo de la boda» quienes suelen ser los profesionales más solicitados y que, por su forma de trabajar en exclusividad, tienen las fechas disponibles más limitadas.

Lo que sí podéis hacer desde el minuto cero después de la pedida de mano es contratar un wedding planner que os asesore y ayude con los preparativos. Os ahorrará mucho tiempo y se convertirá en vuestra mano derecha, además de encargarse también del diseño y decoración de la boda siempre teniendo en cuenta vuestras ideas y estilo.

Como bien añade Carmen, Something Blue: «Ofrecemos a los novios y novias toda nuestra experiencia profesional, conocimiento del sector y de las tendencias, y el know-how en la selección de los proveedores más idóneas y de las ideas con buen gusto y creatividad. Somos una guía durante los meses de preparativos, tranquilidad antes y durante la boda y serenidad en el desempeño de nuestra labor para que vosotros podáis, simplemente, disfrutar de un día muy importante de vuestra vida».

Comments

Responder a Gerard Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *