¿Eres de los míos?. A quienes nos pillan los Reyes Magos con los regalos por hacer a última ultimísima hora. Y no es porque me tome la filosofía slow life al dedillo, jajaja, sino porque siempre dudamos y nos lo pensamos tanto (especialmente mi marido, quien es el más indeciso) que se nos echan las fiestas navideñas encima. Pero no pasa nada, que aún estamos a tiempo, incluso para encargar el tradicional roscón de reyes.

Así que si eres de mi team ‘corre corre que nos pilla’, o bien necesitas ayuda con algunas ideas de regalos bonitos para Navidad, apunta estas sugerencias.

Manta de terciopelo de BALAKATA.

1/5. Una manta de esas calentitas.

Pero que no sea la manta polar del Primak, por más suavecita que parezca. ¡Que es Navidad! Mejor regalar una manta especial, de calidad, bonita y bien calentita para disfrutar en los días de invierno. Una de esas con la que presumir de foto en Instagram y darle al botón de PIN. Una de esas mantas de “para toda la vida”. Una de esas en las que pasar interminables horas acurrucada en el sofá.

En mi wishlist están las mantas de cashmere de Masserano Paola a la venta en A-Típica Living (480 €); los boutí de terciopelo de Balakata (de 79 a 169 €) o las mantas riojanas de mohair de la Real Fábrica (desde 129 €).

 

Calcetines de colores de HOP SOCKS.

2/3. Adelántate a la abuela y sus calcetines.

Un clásico del día de Reyes… que muchos terminan cambiando al día siguiente (¡Oh bendito ticket regalo!) o guardando en el cajón un año más. Pero, ha llegado el fin de una era y ahora somos nosotros quienes nos apuntamos a esto de regalar un bonito par de calcetines. Eso sí, no valen ni los packs de calcetines deportivos del Decathlon ni los ejecutivos negros aburridos. Ahora lo que se lleva es divertirse con los diseños y disfrutar del color.

Empiezan a ser varias las firmas exclusivas de calcetines divertidos y diferentes que podemos encontrar. A destacar dos que confeccionan con algodón de alta calidad y bajo el sello ‘Made in Spain’: Hop Socks (12–16 €), de cuyo bonito packaging en cartón reciclado se encarga la Fundación Carmen Pardo-Valcarce; y Sockaholic (5-7 €) con un amplio catálogo con el que divertirse.

 

Corazón cerámico de AITOR SARAIBA.

3/5. Lo más cool está en la cerámica.

Sí, este es otro regalo con el que tomar el relevo a la abuela. Los viejos oficios se han renovado gracias al talento de jóvenes –y no tan jóvenes– diseñadores e ilustradores que se atreven a convertir un anodino plato decorativo en toda una obra contemporánea y/o a rescatar los diseños más tradicionales para traerlos a la actualidad. Muchos, además, mantienen esa tradición artesanal del oficio y no dudan en pintar a mano cualquier objeto cerámico o de porcelana. Vajillas completas incluidas.

Sargadelos o Lladró son los nombres de siempre (y dos buenas direcciones a las que acudir también siempre), pero los nuevos ceramistas hípsters tienen en su lista a Abe the Ape, Aitor Saraiba, Azarraluqui o José A. Roda, entre otros.

 

Sesión de fotos en pareja, fotografía de CRIS DIAZ.

4/5. ¿Y si regalas un recuerdo?

Cierto es que actualmente tenemos muchas muchas fotos, pero, que sean realmente buenas y bonitas, pocas. Por eso la idea de regalar una sesión de fotos en pareja, familia o en solitario es de las que más me gustan; de hecho, está entre mis regalos favoritos y que ya he hecho en varias ocasiones (como en una navidad y en dos comuniones) y ha sido un éxito siempre.

En Tendencias de Bodas he publicado varias listas de fotógrafos profesionales en los que podrás confiar este regalo tan especial y que podrás elegir por el estilo que más te guste. Te prepararán un bono de sesión de fotos para que lo entregues en Reyes. Con esta idea estas regalando no sólo unas bonitas fotografías, también una bonita experiencia. ¡Un recuerdo en toda regla!.

 

Roscón de reyes de MAMÁ FRAMBOISE.

5/5. El roscón de reyes de Willy Wonka.

Este es el postre tradicional que más me gusta de todo el año. Un día de reyes sin roscón pierde un poco de su magia. Un roscón realmente rico y especial es el creado por el chef pastelero de Mamá Framboise, Alejandro Montes, quien busca acercarnos a la alta pastelería y volver a hacernos soñar con sus dulces creaciones. Una reinterpretación del clásico roscón más atractivo a la vista (para recordarnos los niños que fuimos) y más especial al gusto, pues utiliza productos de primera y sabores naturales. De hecho, se atreve a sustituir las típicas frutas escarchadas por frutas naturales.

El roscón navideño de Mamá Framboise viene en cuatro sabores (clásico, apricot, frambuesa y chocolate), y lo puedes encargar en cualquiera de sus tiendas de Madrid por 35 €.

 


¿Lista/o para salir corriendo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *