Soy una amante de la moda nupcial, en general. Y suelo bromear al tratar de explicarlo, porque es como si mantuviéramos una relación totalmente abierta, flexible y de poliamor. Pero sí, en el fondo hay unas muy contadas marcas y/o diseñadores por los que siento una debilidad especial . Uno de esos nombres es el de Marco & María.

Se podría decir que mi historia con la firma tinerfeña se remonta a hace más de una década, cuando ya destacan por encima de los códigos nupciales que se estilaban. Por un tiempo perdí su rastro, hasta que nos volvimos a encontrar en la Barcelona Bridal Fashion Week. Desde entonces, no los he dejado en paz, jaja (literalmente). ¡Siento una completa fascinación por la belleza sublime de los vestidos de Marco & María!

Acceder a su backstage es como entrar en el más hermoso jardín de flores que puedas imaginar. Asistir a sus desfiles es adentrarse no solo a una colección, sino a toda una historia en la que, desde la música (siempre tan personal) al color que tiñe cada vestido, son parte de la narración. Y conversar con ellos es sentirte, por unos instantes, en familia.

Fotos, ©Lara Onac para Tendencias de Bodas

 

Fotos, ©Lara Onac y ©Nolla Photo para Tendencias de Bodas

 

Lo avisé, tengo debilidad por ellos. Son de mis favoritos del backstage. Y tengo argumentos aún mejor, que demuestran con cada vestido de novia habla de la maestría de sus bordados, la destreza con los tules, lo idílico de sus siluetas y el preciosismo de sus diseños. Tienen un estilo propio (y reconocible) que saben explotar, y aun así conseguir colección tras colección sorprenderte y enamorarte.

De hecho, sorprender y enamorar es lo que Marco Marrero y María Díaz han vuelto a hacer con ‘El lenguaje de lo invisible’ su colección para novias e invitadas 2024 donde introducen nuevas siluetas y tejidos que hasta ahora no les habíamos visto, y lo hacen sin perder un ápice de su esencia. Hablo de vestidos de corte princesa y con bustier (algunos dejando las ballenas de la estructura vistas, muy en tendencia bridal), y el tafeta con el que exploran nuevos volúmenes.

Estas nuevas introducciones en su costura hacen de esta una colección bellamente heterogénea, con sus vestidos más sensuales y evocadores (confeccionados tules, plumetis, rebrodé y elegantes transparencias) a los más románticos y vintage (bien con faldas amplias o siluetas más lánguidas y fluidas). Pero, sobre todo, es una colección exquisita en detalles y ricos bordados en pedrerías que denotan las horas de trabajo artesanal que conlleva cada diseño, y que es realizado íntegramente en España.

La paleta de color sigue siendo muy Marco & María, con sus tonos empolvados (como el cacao), acentos en verdes y naranjas, y distintas tonalidades del blanco para vestir a las novias. Para los vestidos de noche recuperan el negro azabache, contrastado en algunos modelos con flores y detalles en color crema. Y como novedad introducen el color plata, tanto en destellos como en bordados.

Por último, en esa locución que nos habla del ‘Lenguaje de lo imposible’ no faltaron las gafas o lentes, un accesorio que elevaron en sofisticación y estilo. Unas piezas exclusivas realizadas por Martina Dorta, con quien Marco & María ya ha colaborado en anteriores desfiles.

Fotos, ©Lara Onac para Tendencias de Bodas

 

Fotos, ©Lara Onac y ©Nolla Photo para Tendencias de Bodas // ©Sara Costa / BBFW

 

Marco & María introducen para sí formas como el corte princesa o los bustier; y trabajan los detalles y bordados en pedrería de forma exquisita.


 

Fotos, cortesía ©Lara Onac, ©Nolla Photo y ©Sara Costa / BBFW

 

Fotos, cortesía ©Lara Onac, ©Nolla Photo y ©Sara Costa / BBFW

 

Fotos, ©Lara Onac para Tendencias de Bodas

 

Fotos, ©Lara Onac y ©Nolla Photo para Tendencias de Bodas

 

Fotos, ©Lara Onac y ©Nolla Photo para Tendencias de Bodas

 

Fotos, cortesía ©Lara Onac, ©Nolla Photo y ©Sara Costa / BBFW

 

Comentarios desactivados