Si pensabas que los tocados y las coronas de flores empezaban su decadencia, el desfile haute couture primavera-verano 2017 de Christian Dior acaba de decirnos todo lo contrario con su jardín repleto de ninfas y máscaras y tocados variopintos. Plumas, flores, abejas, mariposas y toda clase de insectos han formado parte de los originales tocados que Stephen Jones ha creado para dar vida a este imaginario de cuento con el que Maria Grazia Chiuri inaugura su nueva etapa como directora artística de la casa francesa.

El desfile a sido una maravilla y la apuesta de Dior por Maria Grazia Chiuri todo un éxito que público y crítica ha sabido reconocer rápidamente. Y es que, sin duda, Grazia es una de las grandes diseñadoras de moda de este siglo (junto a su ahora ex compañero al frente de Valentino, Pierpaolo Piccioli).

En los jardines del parisino Museo Rodin, Dior creó de la nada un impresionante laberinto repleto de arbustos, setos, césped… y tocados inspirados en la belleza orgánica y la fantasía entomológica. Máscaras y tocados de mariposas, libélulas, moscas y arañas confeccionadas en criolina, junto con cofias de plumas negras complementan algunos de los estilismos más elegantes y sobrios.

Fotografías, ©Morgan O’donovan

 

El sombrerero Stephen Jones ideó los tocados del desfile de alta costura de Dior inspirados en la belleza orgánica y la fantasía entomológica.


 

Tras el misticismo dibujado en vestidos de inspiración astral, con discretas coronas de estrellas de oro rosa, la colección –y los tocados– pasan por la metamorfosis (quizás metáfora de la nueva etapa de la propia Maison), cual crisálida que nace convertida en delicada mariposa envuelta en tules y organzas. De los ramilletes de flores de seda y hojas a las diademas de plumas forman parte de este original  y más bucólico imaginario de sombreros y tocados.

También tengo que decir, que los nombres y las descripciones que ha dado la casa Dior a sus tocados no tiene desperdicio: Huracán de hojas de tul, Guirnalda de fiesta campestre con flores de seda, rafia y abejas (esta me recuerda a una antigua colección de Victorio & Lucchino), Zoológico volador con plumas o Pájaro negro encolerizado, entre otros. Un imaginario de alta costura.

Así es el jardín de Christian Dior… ¡Para perder la cabeza!

Fotografías, ©Morgan O’donovan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *