Quizás has oído hablar del ‘slow fashion’, un movimiento que reivindica la costura de siempre, esa que perdura en el tiempo, antítesis al consumo realmente arbitrario y compulsivo que hacemos del fast fashion o moda industrializada a bajo precio. El ‘slow fashion’ nos invita (de nuevo) a comprar de forma consciente para crear un armario sostenible con prendas en las que prime el diseño, la calidad, la confección, la versatilidad y la atemporalidad. Se podría pensar que la moda nupcial encaja en este concepto, ya que obviamente escapa del consumismo per se, pero necesariamente no es así, ya que para una prenda sea de slow fashion ha de aunar distintos aspectos que, por ejemplo, sí que conjuga este vestido de novia de Juana Rique.

La moda nupcial ética, sostenible y slow viene calando con fuerza entre las firmas del sector, especialmente entre las que suelen realizar colecciones de confección prêt-à-porter (muchos de los atelieres del país ya lo llevan implícito en su ADN). Tres conceptos que se engloban en las llamadas ‘sustainable brides’ y que bien pueden ir unidos o por separado en una misma prenda. Palabra que de esto hablaré pronto y mucho, pues ahora mismo quiero centrarme en este bridal look de la #editorialLucia, una de nuestras últimas producciones de inspiración para novias con fotografías de Lucía Alonso, aka Pelillos de Ratón Wedding.

Fotografía, cortesía ©Pelillos de ratón

 

Un vestido de novia cuya magia radica en la belleza dual e intemporal del diseño y de su costura tradicional realizada en el propio taller de Juana Rique en Galicia. Un vestido para una novia quizás no tan convencional, con el que dar el “Si quiero” y volver a ponértelo pasada la boda pues funciona muy bien como precioso vestido de noche para cualquier otra ocasión especial donde seas tú la invitada.

El porqué de esta dualidad «vestido de novia – vestido de fiesta» está en el diseño y el color. El primero se aleja de las siluetas tradicionalmente ‘bridal’ proponiendo un vestido atemporal de estilo lencero que mezcla rasgos vintage de los años 20 y 40, confeccionado en crepe satén gris perla. Y el segundo, precisamente por ese tono gris perla que al no ser un blanco puro hace que el vestido sea reutilizable. Conjugando estas dos cualidades conseguirás realizar la elección de un vestido de novia responsable, que amarás y que te volverás a poner de forma especial las veces que quieras.

Fotografía, cortesía ©Pelillos de ratón

 

Desde su atelier en Bertamirans (A’Coruña), María Verde, diseñadora y una de las dos almas tras Juana Rique, se encarga de la confección a medida de cada uno de sus trajes y vestidos, ya sea para novia, invitada o madrina. Del diseño a medida al patronaje de cada prenda para cada clienta, hasta esa confección de “toda la vida” en la que se rescatan y mantienen técnicas tradicionales, en las que también se cose a mano, donde los encajes se incrustan minuciosamente y en la que los tiempos de la costura se guardan y respetan con cariño, entre otros tantos.

Para dar forma a esta propuesta de estilismo, mi querida modelo Valeria Tabares lleva unos exuberantes maxipendientes de strass y aire retro de Acus Complementos y unas preciosas sandalias bicolor de Just-Ene, también con cierta añoranza vintage (exactamente el modelo ‘Blue Moon’ en terciopelo azul noche y glitter plata). Y por supuesto Oui Novias se encargó de la propuesta de maquillaje en tonos bronceados y labio mordido y del peinado, un siempre elegante recogido en moño bajo tipo nudo.

Fotografía, cortesía ©Pelillos de ratón

 

CRÉDITOS | PROVEEDORES

Vestido de novia: Juana Rique / Pendientes: ACUS complementos / Sandalias: Just-Ene / Estilismo, Keyla Díaz G. / Maquillaje y peluquería: Oui Novias / Modelo: Valeria Tabares / Fotografía: Lucia Alonso (Pelillos de Ratón) / Producción: Tendencias de Bodas Magazine.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *