Aviso. Si sois una pareja antitabaco y queréis una boda libre de humo, este artículo no es para vosotros. Podéis seguís mirando inspiración aquí. En cambio, si sois fumadores o no tenéis problemas en que vuestros invitados fumen en la boda (siempre en espacios al aire libre), entonces este artículo os dará buenas ideas. Pero recordad, fumar es nocivo para la salud.

Hay una costumbre muy española que estila que el día de la boda los novios o el padrino obsequie puros y cigarrillos a los invitados, repartiéndolos justo después de la comida o cena, coincidiendo con el momento del café de la sobremesa. En otros países, aunque no es una costumbre como tal, sí que se puede encontrar esta idea para bodas en la que se le ofrece a los invitados fumadores exclusivos puros cubanos junto a una copa whisky o coñac.

De darle una vuelta a este concepto nacen los cigars bar o rincón del fumador para bodas. Un pequeño rincón o mesa con distintos tipos de cigarrillos, puros y habanos, junto a todos los accesorios necesarios para cortar, encender y fumar los mismos. Pueden estar disponibles desde el cóctel o sólo después del banquete –siguiendo la costumbre–, y suelen decorarse con mucho estilo y buen gusto, haciéndolos bonitos e integrándolos en la decoración de la boda.

Cigar corner diseñado por Paris Berlin Bodas / Foto, ©Raquel Benito

 

Acompaña tu rincón del fumador con un minibar con servicio de whisky y brandy; y si quieres ir más allá, contrata a un liador de puros cubanos.


 

Foto, ©Lorenzo Accardi

Rincón de fumadores con show de liadora de habanos visto en una boda de Elite Bodas.

 

Para montar un cigar corner se necesita una pequeña mesa licorera, un antiguo aparador o un espacio reservado para la ocasión. El tamaño y calidad de este rincón de fumadores lo determinará el presupuesto de la pareja y lo que se quiera invertir, pudiendo tener desde una selección de cigarrillos y puros cubanos de distintas gamas como el Montecristo Open, Romeo & Julieta y Cohiba Behike. Hablamos de puros que van de 3 a 36 euros/unidad.

Es importante también incluir los accesorios básicos para que la experiencia sea la óptima. Por ejemplo: un humidor o una bandeja para presentar los habanos (las propias cajas sirven perfectamente), encendedores ‘torch’ o cerillas (las cerillas evitan que el gas del mechero altere el aroma del habano), cortapuros y ceniceros.

Personajes conocidos de la prensa del corazón patria han colocado un rincón del fumador en sus bodas, como Rafael Medina y Laura Vecino que optaron por un rincón con surtidos de Cohiba siglo VI; o Carla Goyanes y Jorge Benguria que eligieron habanos Wide Churchills de Romeo & Julieta en un cirgar corner decorado por el interiorista Luis Gª Fraile.

Si quieres ir un paso más allá para hacer de esta idea para bodas toda una experiencia única, entonces tienes que contratar un liador de puros artesanos. Un profesional que irá elaborando a mano y en directo cada puro, cautivando así a los invitados (fumadores) más exigentes y esnob.

Foto, ©Justine Ungaro

Cigar bar en el Palacio de Casa Estrada diseño de Vintage Bodas.

Comments

    • Y se puede combinar con cigarrillo y algunos licores. Además yo un consejo que doy es pasar de estar repartiendo cosas y disfrutar, así que estas ideas me encantan!

  1. Estoy con Keyla es una idea estupenda para tener que estar pendiente de algo menos. Y además yo pondría a alguien que cortara y encendiera los habanos

  2. Yo escogí dar el regalo personalmente a mis invitados,casi mejor que dejarlo en una esquina, pues parece más impersonal y seguro que algún despistado ni se da cuenta

  3. Me parece un toque elegante, con clase y por que no un nuevo ambiente a tener en cuenta para los que quieran fumar ese dia sin dejar de ser un grupo «olvidado»..

    Muy bien este post…!

    Y como siempre, kisses..!

  4. Encontre como contratarla, por si ayuda a alguien , la verdad que es algo super original y llamativo, os dejo su web torcedordepuros.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.