Una vez más aquí estamos, analizando los estilismos de la MET Gala, el evento destinado a recaudar fondos para The Costume Institute, el departamento que atesora la colección de indumentaria del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y que sirve de antesala a la exposición que cada año comisarian. La gala se viene realizando desde 1948 y la última década acapara toda la atención mediática gracias a la exclusiva lista de asistentes donde los famosos del momento se dan cita –previa invitación de la mismísima Anna Wintour, encargada de organizar la velada–, y a que la escalinata del museo se convierte en la mayor pasarela de moda en donde la trasgresión y la excentricidad son mas que bienvenidas. Obviamente, las redes sociales también contribuyen a la viralización.

Sleeping Beauties: Reawakening Fashion’ es el nombre de esta nueva exposición que albergará prendas y accesorios de los últimos cuatro siglos y con la que se pretende hablar de la naturaleza (flora y fauna) como fuente de inspiración en los motivos que han adornado la vestimenta, y como metáfora al ciclo de vida de la propia moda. Además, se verán prendas que por su delicada costura y/o estado de conservación no pueden ser expuestas sobre maniquís ni cuerpos reales; de ahí el juego de palabras de ‘bellas durmientes’, ya que «cobrarán vida» en esta exhibición inmersiva.

 

Pasada la gran noche de la MET Gala 2024 varias cosas han quedado patentes. La primera, el evidente protagonismo de John Galliano bajo la absolución y beneplácito de Anna Wintour y Andrew Bolton (y eso que Loewe patrocina la exposición); de una forma un tanto subliminal, con looks que represaban su carrera. La segunda evidencia la analiza muy bien la periodista Leticia García en su artículo «Ninguna mujer se pone lo que quiere: cómo la gala del MET las convirtió en objetos inmóviles» para S Moda de El País, y ese abuso extremo de trajes tan ajustados e incómodos con lo que apenas se pueden mover. Kim Kardashian es la reina de este surrealismo estético y lo volvió a demostrar con un corsé de cintura irreal de Maison Margiela por John Galliano con el que parecía imposible respirar. Sarah Jessica Parker compartió una imagen donde se la ve viajando de pie en el minibús camino a la gala, pues su vestido de Richard Quinn no era tan articulable. Tyla, vestida con un ajustadísimo traje de arena de Balmain que le limitaba el movimiento, tuvo que ser llevaba a volandas escalón tras escalón; y quienes  menos, necesitaron ayudantes para mover sus voluminosos trajes o como apoyo para subir las escaleras.

La última certeza que concluimos de esta edición se puede explicar, según la elección, en tres grupos: quienes pasaron totalmente de ajustar su vestimenta al dress code ‘The Garden of Time’; quienes confundieron la temática de la exposición con el dress code (por ejemplo, Rosalía y su metáfora de los sueños en un total look negro de Maria Grazia Chiuri para Dior, o Kendall Jenner que ‘despertó’ un vestido de Givenchy por Alexander McQueen de 1999 que nunca jamás había sido lucido por persona alguna); y quienes sí apostaron grandes looks para ese jardín del tiempo.

Por suerte, la paleta del blanco destacó en muchos de los vestidos de la MET Gala. Como en estos 15 looks que sirven de inspiración a las futuras novias. Y eso que no están todas, pues fuera me estoy dejando a Sienna Miller musa boho chic de Chloé; el vestido tulipán de Awkwafina firmado por H&M; o el vestido orquídea formado por pétalos de organza en tonos rosa, marfil y crema diseño de Del Core para la actriz Eiza González.

 

Foto, ©George Eyres vía Loewe / Estilista, Danielle Goldberg

1/15. Ayo Edebiri de Loewe.

La actriz co-protagonista de la serie ‘The Bear’ sigue fascinando con el estilo que está cultivando. Para la MET eligió un diseño personalizado de Loewe. Un vestido cuello halter con flores de guipur blanco que cobraban vida a través del color a medida que descendían por la falda. Las flores fueron bordadas y pintadas a mano, y un ‘ramillete’ de estas se usó como tocado. Tanto los pendientes como el divertido anillo colibrí son joyas de Boucheron.

 

Foto, vía Victoria Beckham / Estilista, Nicky Yates

2/15. Phoebe Dynevor de Victoria Beckham.

Un look que pasó desapercibido en el directo de la gala, pero su belleza, delicadeza y romanticismo le merecen estar entre los más bonitos. Victoria Beckham firma este vestido de silueta etérea y larga cola creado con yuxtaposiciones de tul y apliques de encaje floral en color rosa desvanecido cosidas de forma estratégica creando una velada sensualidad. El diseño representa una rosa inglesa.

 

Foto, ©Chloe Rosey vía Loewe / Estilista, Samantha McMillen

3/15. Elle Fanning de Balmain.

Como una fuente de agua que cobra vida, una hermosa figura de hielo o, tal y como la quiso representar Olivier Rousteing, director creativo de Balmain, un homenaje al personaje de la princesa Aurora que la actriz interpreta en ‘Maléfica’. Cual sea la interpretación que le demos lo que es unánime es el increíble trabajo de costura tras este diseño único. Un vestido con base de organza cubierto a mano con cuatro capas de resina que crean el trampantojo de vidrio. Para hacerlo más caprichoso, dos pájaros esculpidos en resina vuelan sobre los hombros creando una ilusión preciosa.

 

Foto, ©Heather Sten via Thom Browne / Estilista, Mimi Cuttrell

4/15. Gigi Hadid de Thom Browne.

Con permiso de Zendaya y ese primer vestido reedición que hizo Galliano de uno de sus propios diseños de alta costura para Dior 1999, pero creado ahora bajo el sello de Maison Margiela, que, personalmente, me recordó a un precioso bodegón renacentista, este Thom Browne exclusivo para Gigi Hadid es de los grandes vestidos de la MET Gala 2024 y una maravillosa inspiración para las brides-to-be.

El look se compone de dos piezas desmontables. Un vestido columna tipo corsé con escote Bardot, bordado con más de dos millones de microcuentas blancas y adornado con una gran rosa amarilla; y un espectacular abrigo con falda de volantes colocado de forma desestructurada en moire de seda blanco, vivos color negro en satén duquesa y apliques de rosas amarillas con espinas y hojas verdes tridimensionales. Setenta personas participaron en su costura. Solo la falda necesitó de cuarenta bordadores y 8.500 horas de trabajo. El collar de doble hilada Riviére y los pendientes son de joyería Chopard.

 

Foto, ©Michael Stewart / Estilista, Dani Michelle

5/15. Kendall Jenner de Givenchy.

Este vestido corto blanco con original cuerpo alado hecho en cuero y falda cascada en satén de seda de Alexander McQueen para Givenchy fue realmente el segundo look que la pequeña del clan Kardashian vistió para la after partie de la MET Gala. Una propuesta ideal como second wedding dress que tenía que estar en esta selección de estética nupcial. Un vestido de archivo de 1997 que evoca a una guerrera helénica y se inspira en la escultura alada ‘La Victoria de Samotracia’ que se expone en el Museo del Louvre.

 

Foto, vía Prada / Estilista, Danielle Goldberg

6/15. Kaia Gerber de Prada.

La hija de Cindy Crawford lleva uno de esos estilismos que, si bien es muy bonito y elegante, necesita de explicación sobre su encaje en el dress code. Para este traje a medida de Prada la firma parte un diseño de su colección otoño – invierno 2011 con el que afirma revisar sus propios códigos «evocando la maravilla natural de las escamas iridiscentes». De silueta clásica tipo columna y escote palabra de honor bordado con esas lentejuelas tipo escamas. El patrón es realmente impecable. Completa el look con joyas de diamantes y morganitas (de sutil color rosa) de Tiffany & Co.

 

Foto, ©Su Mustecaplioglu vía Danielle Frankel / Estilista, Bailey Moon

7/15. Rebecca Hall de Danielle Frankel.

De los trajes que sí es, oficialmente, un ‘vestido de novia’ es este de la firma nupcial neoyorquina Danielle Frankel. Es el modelo ‘Mariela’ (Precio, 16.198 €) inspirado en el cuadro de ‘Ophelia’ del pintor John Everett Millais. Un vestido palabra de honor con cola en dobladillo confeccionado en organza de seda en doble capa adornada con motivos florales impresos y pintados a mano con efecto de acuarelas.

Para acentuar más esa referencia pictórica, se reprodujeron sobre los brazos de la actriz las mismas flores del vestido. Una obra de pintura corporal a cargo del artista Mitchell Moon.

 

Foto, vía Chanel

8/15. Michelle Williams de Chanel.

La actriz es de mis favoritas de siempre, sea cual sea la alfombra roja que pise. Ella es como la idealización de la elegancia effortless, estilo que vuelve a demostrar con este minivestido de novia de Chanel de la colección alta costura primavera – verano 2024. Y aunque va ideal con un bridal look en el que fijarse, lo cierto es que la referencia al ‘jardin del tiempo’ no la vemos por ningún lado, o cuando menos no de forma evidente.

 

Foto, ©Greg Swales vía Oscar de la Renta / Estilista, Mackenzie Grandquist y Alexandra Rose

9/15. Kylie Jenner de Oscar de la Renta.

Según informó la revista Vogue este vestido ‘custom’ de Oscar de la Renta para Kylie Jenner se inspira en las estatuas de jardín que aparecen mencionadas en el cuento ‘The garden of time’ de J. G. Ballard en la que se base el código de vestimenta de esta MET Gala. Un diseño de estética Old Hollywood con ceñido corpiño de sujetador cónico y falda trompeta con cola abullonada. Adornando el recogido de su cabello lleva una rosa natural, que acompaña con un beauty look romántico.

 

Foto, ©George Eyres vía Loewe / Estilista, Danielle Goldberg

10/15. Greta Lee de Loewe.

Está entre las favoritas de la red carpet de los Oscars 2024 y de todos los rankings de la temporada, y es que la protagonista de la película ‘Vidas pasadas’ (que recomiendo ver) ha lucido estilismos que adorados, en los que ha sabido jugar con la moda sin perder su esencia natural ni forzar el estilo.

Como embajadora global de la marca que es, Greta Lee llevó un vestido personalizado de Jonathan Anderson para Loewe que, literalmente, parecía florecer. Realizado en encaje chantilly blanco del que brotan flores bordadas en efecto 3D, destaca el original escote que se alza sobre la silueta de la actriz.

 

Foto, vía Burberry / Estilista, Wayman + Micah

11/15. Jodie Turner-Smith de Burberry.

Un vestido «deliberadamente nupcial», así lo ha definido la propia actriz y modelo británica en su Instagram, donde también habla de las sensaciones que tuvo tras leer el relato ‘The garden of time’ y del significado que quería trasmitir con su estilismo: «Cuando podas lo que está muerto, nuevos brotes son libres de crecer». Un simbolismo que replica con la hermosa peonía azul en cristal pintado que lleva en la mano; una creación de Hevǝn.

Firmado por Burberry, este elegante y romántico vestido a medida está conformado por dos piezas: el vestido interior, confeccionado en malla de perlas de imitación (con 150.000 perlas), y el sobrevestido, con cola en tul bordado a mano con flores de plumas falsas (hechas en organza de seda marfil). Que apostara por tejidos más sostenibles es un acierto total. Las impresionantes joyas que luce son de Chopard.

 

Foto, ©Katia Temkin / Estilista, Mimi Cuttrell

12/15. Adriana Grande de Loewe.

Este custom dress de Jonathan Anderson para Loewe es, sin duda, de los bonitos y técnicos que vimos en la MET Gala. Un espectacular corpiño modelado en cuero y recubierto de nácar creando la ilusión de madreperla. La falda en gasa de seda plisada imita la superficie de una concha, y las capas en distintos tonos aportan una profundidad especial a la prenda.

Para apoyar esa imagen de absoluta dulzura, pureza y fantasía, en el beauty look se han utilizado prótesis de maquillaje con forma de alas o pétalos iridiscentes que llaman la atención hacia la mirada y ponen esa nota de belleza utópica.

 

Foto, vía Miu Miu / Estilista, Nicky Yates

13/15. Cailee Spaeny de Miu Miu.

Ha sido la primera MET Gala para la actriz protagonista del biopic ‘Priscilla’ (dirigido por Sofia Coppola) que ha llevado un estilismo bastante conservador, pero con el que se sentía cómoda e identificada. Para el diseño Miu Miu fusionó dos looks de su colección ready-to-wear otoño – invierno 2024 creando este vestido custom en blanco satinado, sobria silueta y cuello alto camisero con un curioso efecto arrugado y de pliegues sobre el que se colocan diversos broches joya de estilo vintage en plata envejecida y perlas. El resto de las joyas son de Bulgari.

 

Foto, vía Hari Nef / Estilista, Chris Horan

14/15. Hari Nef de H&M.

Sí, H&M se coló en la MET Gala; algo que no es tan difícil hacer si puedes pagar los 350.000 dólares que se estima vale la mesa completa y así poder llevar a tus propios invitados (aunque el ojo de Anna lo ve todo). No hay que olvidar que la finalidad es recaudar fondos para el museo neoyorkino. Entre la troupe que ha vestido la marca sueca se encontraba ella, Hari Nef con un glamuroso vestido de noche blanco de silueta columna en tafetán y paillettes nácar y traslúcidos superpuestos. Decorando la espalda, un gran lazo de organza líquida rematado en una pequeña cola.

Para dar forma a su vestido la actriz creo un mood board donde referencias e intenciones se mezclaban. De cisnes a una foto de la modelo Margo McKendry vestida por Jacques Heim y fotografiada por Richard Avedon para Harper’s Bazaar en 1961, o las Drags Queen parade de finales de los sesenta en Manhattan. Guiños al concepto trasversal de glamur y a sus referentes del pasado.

Eso sí, no busques ni esperes encontrar en H&M alguno de los de trajes que firmaron, ya que fueron confeccionados ad hoc para la MET Gala.

 

Foto, vía Tory Burch / Estilista, Dani Michelle

15/15. Bruna Marquezine de Tory Burch.

El último vestido de inspiración para novias es ideal para quienes buscan conjugar clasicismo y modernidad, que era precisamente lo que deseaba plasmar la diseñadora Tory Burch en este traje. Técnicas y siluetas que reconocemos como históricas, pero traídas a un diseño de lo más contemporáneo del que, obviamente, llama la atención la forma de la falda con una intrincada construcción de aros y varillas que se dejan ver a través de la organza color rubor pálido. Sobre la falda se esparcen flores de seda cortadas a mano y teñidas en tono marfil y óxido imaginando flores del pasado y algo envejecidas como guiño a la efímera belleza.

 

{ Mis looks favoritos de los premios Goya 2024 }

{ La alfombra roja de los Oscars 2024 en cinco estilismos }

Comentarios desactivados