En soledad en tu cuarto
acompañada tan sólo
por el tic-tac pendulante
de un viejo reloj sonoro,
recortando los minutos
ante la puesta en escena
de ese, tu gran momento,
en el que serás eterna.

Y tus sueños desfilando
por delante del espejo
recordándote a su paso
que ya no guardan secretos.

Y en la intimidad inmensa
tú relajas tu memoria
sabiendo que en un momento
subirías a una noria
de emociones y de vida,
de sentimientos intensos,
de subidas y bajadas,
de caídas y repechos .

Y esos sueños y el futuro,
y el perfume y el romance,
todo raso, y los reflejos,
ya los tienes a tu alcance.

Y te levantas en pie
y caminas toda erguida
sobre esos altos tacones
al encuentro de tu vida.

 


Este artículo fue publicado originalmente en el Nº07 Tendencias de Bodas Magazine, nuestra revista impresa. Poema original de Olga Andérez. Fotografía de ©Aiala Hernando. ©Todos los derechos reservados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *