Desde que empezara en la moda con su firma, el diseñador francés Simon Porte Jacquemus ha dejado claro cuál sería su estilo, imagen y uso del marketing. Desde sus desfiles en escenarios naturales tan únicos como inesperados, entre campos de lavandas, montañas de sal o los mismísimos jardines de Versalles; a sus virales campañas, como la de sus bolsos gigantes circulando por las calles de Paris o las protagonizadas por rostros superconocidos: Bad Bunny, Kendall Jenner y Laetitia Casta, entre otros.

Todo esto lo ha vuelto a demostrar con el lanzamiento de su cápsula ‘Le Mariage’, una colección que redefine el dress code de novias, novios e invitados con propuestas de estilismos pocos convencionales y effortless chic. La narrativa de la campaña apoya visualmente esa disrupción con la que Jacquemus nos muestra su personal visual de una boda. Sin tapujos ni cánones, difuminando la línea entre quienes son los protagonistas del enlace y quienes los invitados.

Aquí no existe una edad para casarse ni géneros, las transparencias son bienvenidas, la novia no es la única que puede vestir de blanco y el protocolo se relaja o se exagera según apetezca.

Fotos, ©Oliver Hadlee Pearch

 

Para vestir de novia Jacquemus propone vestidos largos de corte recto o tipo sirena y tirantes finos, junto a diseños más insinuantes en gasa traslúcida con flores 3D que salpican el traje. Ajusta las siluetas, pero con patrones más desenfadados o ‘effortlessly’ para no comprimirla y no se deja detalles tan típicamente nupciales como las hileras de botones forrados. La gama va del blanco al off-white, y, según cual sea el diseño, la talla puede llegar hasta la XL/46.

El rojo y negro se reservan para las invitadas y las damas de honor; que he de confesar me recuerdan un poco (no en estilismo, obviamente, sino en ‘mood’) a Samantha y Mandy Newhouse, las hermanas que hacen de bridesmaids de Kimmy en la película ‘La boda de mi mejor amigo’ (1997). Vestidos de distintos largos, siempre entallados, escotes asimétricos y drapeados, con maxipamelas color a juego y los deseados bolsos de la firma.

Por último, encontramos los looks masculinos de cortes oversize y prendas de lino que se mueven entre los tonos blanco, arena, gris claro y negro para vestir de novio; y verde botella, amarillo y azul para hacerlo de invitado de boda, y viceversa. Porque, repito, si algo caracteriza a ‘Le Mariage’ de Jacquemus es que no hay normas ni etiquetas ni restricciones a seguir.

Fotos, ©Oliver Hadlee Pearch

 

La colección se puede comprar a través su tienda online oficial; y la verdad es que los precios sorprenden, pues van desde los 690 € a 2190 € (algo más, según conjuntos). Pero claro, ¿qué entendemos por moda low cost o lujo asequible?, porque sabiendo quien los firma, se presenta cuando menos antojable.

No me cabe duda de que la inspiración para esta colección de moda nupcial la encontró en su propia boda celebrada a finales de verano de 2022 en su pueblo natal al sur de Francia, y en donde los invitados vistieron de blanco o marfil y las invitadas lucieron diseños de su propia firma. Además, siento que, de cierta forma, también se movió en esta vibra irreverente que trasmite su campaña de bodas.

Comentarios desactivados