Lunas de miel temáticas y personalizadas – Bawah Reserve en las islas Anambas, Indonesia – Tendencias de Bodas Magazine

El viaje de novios o viaje de los recién casados suele ser la excusa elegida por muchas parejas para aprovechar de realizar el viaje de sus sueños o descubrir destinos lejanos. Para muchas otras no basta con esto, pues además buscan una luna de miel realmente inolvidable organizada a su medida. Así que, cómo conseguirlo.

Para la experta en viajes y honeymoon planner Bárbara Cortés, organizar una luna de miel realmente diferente empieza por dejar de lado los catálogos de viajes ‘todo incluido’ y rutas en serie para embarcarse en la planificación detallada y personalizada, en donde todo este pensado para el estilo de la pareja para crearles así una experiencia realmente única. Por ejemplo, organizar una luna de miel temática. Una opción muy top entre los futuros novios y novias que parte de sus propias preferencias, gustos, aficiones y forma de vivir y querer viajar.

Son infinitas las opciones de lunas de miel temáticas, abarcando desde los viajes enoturismo, en donde el vino y todo lo que les rodea es protagonista (con España como destino predilecto, pero con lugares para nosotros aún por descubrir como Napa Valley en Estados Unidos), a las ‘film tourism’ para parejas cinéfilas, con visitas a los escenarios reales de grandes películas (como la ruta por Hobbiton y la tierra media del Señor de los Anillos en Nueva Zelanda), el turismo de aventura, espiritual, ecológico… o, uno de los preferidos de organizar para Bárbara Cortés: lunas de miel tematizadas siguiendo el hilo conductor de la propia boda.

Hotel boutique Fundu Lagoon en la isla de Pemba, Zanzibar.
(Fotos, ©Nomadic fare)

 

Una luna de miel personalizada y organizada a medida, inspirada en la propia boda.


 

Habéis elegido con mucho cuidado el estilo, la decoración y los detalles de vuestra boda (slow wedding, boda boho chic, hípster, campestre o tropical, entre otras) entonces, ¿por qué no prolongar ese leitmotiv plasmándolo también en la luna de miel?. Si además se complementa el destino y el alojamiento con planes y experiencias auténticas… Voilà. Vuestra luna de miel no sólo será diferente, también será totalmente única.

Las parejas de novios y novias urbanitas les fascinará descubrir el bullicio de las urbes asiáticas de Singapur, Kuala Lumpur y Hong Kong; un viaje multidestino vibrante en el que perderse por las calles y barrios de estas ciudades de culturas fascinantes. Las parejas ‘slow’ tienen mil opciones, desde palacios renacentistas en la Costa Amalfitana, alojamientos boutique en el Caribe (como en las Islas Turcas y Caicos con sus extensas playas con apenas turistas) a dejar pasar las horas en lugares remotos como la isla de Pemba en el archipiélago de Zanzibar (Tanzania).

Tierra Atacama Hotel & Spa en San Pedro de Atacama, Chile.
(Fotos, ©Tierra Hotels)

 

Tras una boda tropical quizás toque elegir: ¿luna de miel en Suramérica, descubriendo lugares paradisíacos como la isla de Tierra Bomba en Cartagena (Colombia); luna de miel en África con sus días de safaris por las sabanas de Zimbawe, Mozambique o Botswana (este último llamado el país sin vallas, que permite ver a los animales deambular libremente y promueve un turismo de bajo impacto); o viajar hasta el sudeste asiático para recorrer Tailandia, Vietman y Filipinas o, aun mejor, descubrir parajes escondidos –a los que llegar en hidroavión– como la Reserva Bawah en el archipiélago de las Anambas (Indonesia) formado por un conjunto de seis islas tropicales con exclusivos bungalows de arquitectura sostenible sobre aguas cristalinas?. Difícil decisión.

Por último, los recién casados de alma bohemia después de celebrar su boda bajo una gran tipi podrán soñar con pasar la noche en un campamento nómada en el desierto marroquí de Agafay, explorar uno de los paisajes más únicos del mundo a 4.000 metros de altura y sentir la energía mística del desierto de Atacama en Chile (una idea de viaje perfecta también para las bodas inspiradas en las constelaciones y para los amantes de la astronomía y las estrellas), o realizar el viaje de sus vidas con un road trip por Nueva Zelanda descubriendo en autocaravana y sin prisas la naturaleza salvaje y de contrastes de la isla maorí.

Bawah Reserve en las islas Anambas, Indonesia.
(Fotos, ©Raj Belandres y Rod Ruales)

 

Y aún siguen quedando sinfín de opciones de destinos, alojamientos y planes para organizar una luna de miel temática personalizada a gusto y estética de los propios novios/as y su boda. Algunas de ellas con experiencias de los más originales, sostenibles, inmersivas, exclusivas y de lujo, como hospedarse en un hotel iglú en Finlandia, hacer glamping en el desierto de Arizona, dormir en elegantes haciendas coloniales en México… Volar en globo aerostático sobre las pagodas de Myanmar, asistir a una clase de alta cocina impartida por un chef-anfitrión en Perú, patinar en lagos helados de San Petersburgo, cultivar junto a las mujeres locales un arrozal en Vietnam… o desconectar totalmente desde una hamaca en una playa privada de Tulum, en México.

Todas ideas que os ayudarán a visualizar la luna de miel más allá de lo típico y tópico. Porque como bien dice Bárbara Cortés, “vuestro primer viaje de recién casados merece, sin dudas, un diseño y trato especial”.

Campamento Agafay Desert Luxury en el desierto de Agafay, Marruecos.
(Fotos, ©Maritsanbul y ©windowmeetsaisle)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *