Más allá del estilo de maquillaje de novia que quieras, más aún si lo que deseas es uno tipo ‘no makeup’, este no va a lucir si ese lienzo que es nuestra piel no está perfectamente preparada y mimada. Tener una rutina de belleza que se centre en el cuidado de la piel del rostro es fundamental para, el día de la boda, ver los resultados de una piel más que radiante, feliz. ¡No lo dejes para el último momento!, desde el mismo instante que sabes que te casas puedes empezar con el cuidado de tu piel; de hecho, es algo que todas deberíamos incluir en nuestras rutinas diaria (y si aún no la tenemos, empezar ya).

Son muchas y variadas los rituales para el cuidado del rostro que puedes realizar, siempre ajustados a las necesidades de tu piel y asesorada por un profesional. Desde cremas a tratamientos varios que podrás hacerte durante los meses y semanas previas a día B. No obstante, hay cuatro trucos básicos que puedes realizar desde casa o cualquier lugar, y sin mucho esfuerzo, con los que conseguirás un cutis de ensueño… ¿Tomas nota?

1. El agua será el mejor amigo de tu piel.

Y es que es fundamental mantenerte hidratada, aunque suene al clásico cliché beauty; especialmente si vives en ciertas regiones de España con clima más secos y durante los meses estivales de más calor. Beber suficiente agua y más al día nos aporta la hidratación que necesita el cuerpo para expulsar las impurezas y protegernos contra los daños del medioambiente. Algo que viene bien no sólo a la piel del rostro, también a la de todo el cuerpo (recuerda que el día de la boda también luces la espalda, los hombros o el escote, según el diseño de tu vestido de novia). La piel es el órgano más grande del cuerpo y si la misma está deshidratada se manifestará en una piel tirante, de aspecto seca y escamosa… y eso no lo queremos.

 

2. Microdermoabrasión en casa.

La técnica de microdermoabrasión es un proceso estético no invasivo que elimina las capas superficiales de la piel ayudándola a renovarse naturalmente, consiguiendo una piel más luminosa y tersa. Lo ideal es realizarlo en un centro de estética profesional, donde te realizarán varias sesiones según las necesidades dermatológicas de tu piel, incluso en diferentes partes del cuerpo; aunque no es un tratamiento económico, pero sí que ayuda a eliminar muy bien las marcas del paso del tiempo (como esas pequeñas arrugas), pequeñas cicatrices y manchas de la edad o el sol.

Sí es una técnica que ya conoces, puedes dar un paso más y hacerte la microdermoabrasión en casa, con el ahorro que conlleva; en el mercado encontrarás variedad de opciones para comprar tu propia máquina de microdermoabrasión de uso doméstico. Pero, si lo que buscas es un primer contacto prueba con las cremas exfoliantes por microdermoabrasión (como las de Mary Kay o Sesderma) que se aplican como cualquier otra crema: dos veces a la semana, después de lavarte la cara, aplicas el exfoliante, retiras, terminas con serum relajante y voilà… tendrás una piel más suave, radiante y con el poro más refinado.


Makig of de la editorial ‘Sweet Chameleon’ / MUAH, Maquíllate Conmigo / Modelo, Macarena Hoffmann
Fotos, Sara Lobla para Tendencias de Bodas Magazine.

 

3. ¡Relájate!

Y te preguntarás, qué tiene que ver la relajación con la piel. ¡Mucho! El cuerpo y la mente están conectados, por eso algo tan abstracto como el estrés puede manifestarse en nuestro cutis en forma de granos, pequeñas imperfecciones y en el propio aspecto más casando y apagado. Mantener un nivel de estrés bajo durante los meses de organización la boda es fundamental (y no sólo para la piel, también para que disfrutes aún más del proceso y de la experiencia), tomar un descanso de los preparativos será el mejor regalo que te hagas.

Ya sabes, un poco de filosofía slow wedding, más alguna que otra escapada romántica (quizás a un balneario con sesión de masaje relajante), hacer ejercicio tres veces a la semana y mantener una dieta saludable son algunas de las ideas para ayudarte a mantener el estrés pre-boda a raya.

 

4. Sé constante.

Puedes hacerte todos los tratamientos estéticos maravillosos que quieras, pero si no mantienes una rutina diaria y constante (que pasa mínimo por desmaquillarse, lavar bien rostro y cuello y aplicar una crema hidratante), no vas a ver los resultados que tanto deseas. Toma 10 minutos todas las noches como un tiempo ‘para ti’ y úsalo para relajarte y llegar fresca a la cama.

 

Siguiendo estos cuatro sencillos pasos, obtendrás un cutis envidiable: flexible, suave, cuidado y radiante. ¡Mímate un poco y verás los resultados!


Fotografías de ©Sara Lobla exclusivas para Tendencias de Bodas Magazine.
Prohibido su uso o reproducción sin nuestro consentimiento escrito.
Reservados todos los derechos de autor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *