Esto es un poco raro para mí, porque me cuesta un montón ser la protagonista de un post y más de una foto… y dos o tres. He elegido una playlist pachanguera a ver si mi cuerpo se pone en modo «fiestaaaa» porque la verdad que un poco de rubor y nostalgia sí que tengo. Así que vamos, «que la cosa suena raaaa Scooby Doo pa pa» y hoy tenemos que celebrar #unAniversario10.

Antes de entrar al tema primero quiero dar las ¡¡¡GRACIAS!!!: a mi apreciado Rodolfo Mcartney que es un muy buen liante profesional y me empujó a realizar estas fotos antes de arrepentirme; a la fotógrafa Olga Vallejo por su paciencia (pues soy cero fotogénica), risas y fotografías; a Juan Carlos de Oui Novias quien nunca me dice que no aunque lo llame con 9 horas de antelación (agradecimiento extendidísimo a Rebeca por dejarme fantástica); y a La Parra que me cedió su coqueto estudio para la sesión. Y esto no es un patrocinio, es mi gratitud a gente maravillosa que se presta a hacerte las cosas fáciles, divertidas, profesionales y porque sí. Por cierto, voy vestida con el conjunto que me hizo Juana Rique el año pasado para ir al desfile de Pronovias (y que me he vuelto a poner como tres veces más porque es ideal y sienta comodísimo). Sois lo más y yo ya me he quedado a gusto.

Fotografía, cortesía ©Olga Vallejo

 

Mi 10º aniversario como wedding blogger


 

Este mes de febrero 2018 cumplo 10 años como wedding blogger, y lo hago a título personal como Keyla Díaz G., editora de Tendencias de Bodas Magazine & Blog sí, pero mucho antes ya me había adentrado en el mundo ‘bridal’ a través de mi primer blog, Diario de Bodas (14 febrero 2008) que sin saberlo ni buscarlo sería el primer blog de España dedicado exclusivamente a las bodas, y el que me descubriría una pasión que hasta entonces no sabía que tenía y me daría un nombre dentro del sector nupcial. Después de seis años el hasta luego a diario tuvo que llegar; pero ya me había dejado otro maravilloso regalo: el proyecto editorial que es Tendencias de Bodas. Que este año cumple 7 años, que también se dice pronto.

Empecé en el mundo blogs sin pretensiones ni expectativas. Tan sólo quería seguir indagando en esa curiosidad que me estaban despertando las bodas tras, obviamente, organizar la mía. Sin Twitter ni Instagram ni marcas fijándose en las bloggers, Youtube e influencers en pañales y con gurús del social media de aprendices. En aquel tiempo todo era muy homemade y handmade, y algo muy dentro de mi sigue siendo esa blogger hippie que odia y no quiere estar pendiente de likes, algoritmos, egos, competitividad, invitaciones, cupcakes, rankings y blablablá. Sólo quiero hablar de bodas a mi manera, con pasión y sin presión. Mostrar las tendencias, lo que descubro, lo que aprendo. Sentirme orgullosa de haber conseguir que las slow wedding sean una tendencia, de crear una revista que sirva de completa inspiración para las novias y novios, y hacer de todo esto y más mi (nueva) profesión.

Para mí, ser prescriptora de tendencias no es ir a la caza de la foto más espectacular para compartir rápidamente en Instagram, que reporte miles de likes y acompañarla de un comentario sin más. Obvio, claro que me encantarían los cientos de «me gusta», sería mentira decir lo contrario en plena dictadura de las redes sociales. ‘Engagement’ significa compromiso y un algoritmo no podrá jamás medir el engagement real de quien está tras la pantalla.

Yo adoro descubrir vestidos y colecciones para novias, reconocer un diseño y saber de quién es, intentar acordarme del nombre de ese tejido o la palabra para describir una puntada. De admirar el trabajo de diseñadores, fotógrafos, wedding planners, floristas y mucha más gente del sector. Disfrutar de la historia tras cada boda real, de ver la sonrisa en las parejas sin importar qué tan ‘Pinterest’ o ‘Vogue’ sea su boda. Crear editoriales y estilismos nupciales que sean pura inspiración, rodeada de equipos maravillosos. Cansarme de ver mil tartas de bodas todas iguales, de ver perpleja como un fotomatón es lo más novedoso para novios, novias e invitados, y de gritar «vuelve la paniculata» aunque jamás se haya ido.

En definitiva, y a riesgo de sonar engreída o cursi, me encanta saberme promotora de las cosas bonitas que suceden en este sector y de ayudar a organizar uno de esos días de nuestras vidas donde el AMOR es lo principal.

Fotografía, cortesía ©Olga Vallejo

 

¡Y lo vamos a celebrar juntos!


 

Pues bien, más allá de reflexiones de aniversario la cosa va a ir así. Durante las próximas cuatro semanas cada jueves publicaré dos super sorteos en los que podrás participar. ¿A qué mola?. He liado a varias marcas de esas que me encantan –y que te encantan– que han accedido encantadas para celebrar ese décimo aniversario junto a quienes han hecho y hacen posible que exista esta revista y blog de bodas: ¡Vosotros!

Te apuntas, ¿verdad? =D

Comments

  1. Eres grande Keyla!!! La plataforma o herramienta, como tu dices, da igual. Tu personalidad y forma de hacer las cosas es lo que te hace grande!!! Por otros diez años de poder disfrutar de tu estilo personal e inconfundible. Enhorabuena!!! Un besazo

  2. Felicidades Keyla no solo por los 10 años y los otros muchos más … sino por ser como eres ! Hace mucha falta gente como tú en este mundo tan de color rosa ! Besazos del equipo Vintage

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *