Siempre son emotivas y personales. Ese momento donde los sentimientos están más a flor de piel. Siempre especiales e inolvidables… y pueden ser (aún) más únicas. Hablo de la ceremonia nupcial, especialmente las realizadas al aire libre que se reinventan o reubican para enmarcarse en los escenarios naturales más bonitos y especiales para hacer de las vistas la gran protagonista y centro de atención de la ceremonia.

Un «Si quiero» inmersos en el entorno donde se prescinde prácticamente de la decoración para dejar que el paisaje brille por sí solo. Una forma inteligente, diferente y especial para agregar (aún) más interés a la boda; porque quién no se sorprendería al ver cualquiera de los doce escenarios naturales que hemos seleccionado de ejemplo y donde, sin lugar a duda, las vistas hacen que la ceremonia valga la pena.

Localización: Canet de la Tallada (Girona, Cataluña) / Organización: Catering 21deMarzo
(Fotografía, ©Serafín Castillo)

1/12. Ceremonia en medio del bosque.

Rodeados de esbeltos árboles se instaló esta ceremonia de boda en medio del bosque. La elección de sencillos bancos y sillas de madera, que se camuflan con el entorno, ayudan a preservar la sensación de inmersión en la naturaleza.

 

Localización: La Duna Beach Club (Arteixo, A Coruña) / Organización: Minnesota Garden
(Fotografía, ©Rosalison)

2/12. Ceremonia con vistas al mar.

Una terraza sobre la Playa de Barragán, en Galicia, con vistas al horizonte infinito fue el escenario de esta ceremonia de estética boho. ‘Casarse en la playa’, suele ser uno de los sueños más repetidos, y en esta boda sin duda consiguieron hacerlo realidad con el azul mar como telón de fondo.

 

Localización: Moab Under Canvas (Utah, Estados Unidos) / Organización: Gatherist Events
(Fotografía, ©Tews Visual)

3/12. Ceremonia con vistas al desierto.

El indómito desierto es el reclamo para los enamorados de estas vistas tan únicas. Una ceremonia de boda en donde el paisaje apenas es intervenido: arco floral orgánico con vegetación autóctona como ‘wedding backbrop’, ausencia de sillas (solo había un par para los invitados más mayores) y alfombras tipo kilims colocados sobre las rocas para que los invitados se sentaran en el suelo. En esta boda todo fue muy particular y especial ya que se celebró en un glamping en el desierto de Utah.

 

Localización: Masseria Montenapoleone (Puglia, Italia) / Organización: Joy Proctor
(Fotografía, ©Anna-Lena and Alfred)

4/12. Ceremonia con punto de fuga.

Con una estética elegante, romántica y a la vez minimalista, la decoración de esta ceremonia se apoya apenas en unos bancos de madera vestidos con traslucidas telas, un pasillo con arreglos florales silvestres y el propio entorno natural. Una localización que parece elegida a partir del punto de fuga que ofrece el camino.

 

Localización: Los Pirineos (Lleida, Cataluña) / Organización: Lligabosc Wedding Planner
(Fotografía, ©Arnau Sentenach)

5/12. Ceremonia con vistas de 360 grados.

Dos enamorados. Sólo hacen faltan dos enamorados para gritar entusiasmados «¡Sí quiero!» y que su eco rebote entre las montañas del Pirineo catalán, como en esta ceremonia íntima. Un ‘elopement wedding’ o boda a la fuga con vistas de 360 grados a la inmensidad de un paisaje que por sí mismo ya es un telón de fondo inolvidable.

 

Localización: Finca privada en l’Empordá (Girona, Cataluña)
(Fotografía, ©Alejandra Ortiz)

6/12. Ceremonia entre olivos.

«Hazlo simple pero significativo», con estas acertadas palabras describía la fotógrafa Alejandra Ortiz esta boda al aire libre celebrada en el campo que ella misma tuvo ocasión de fotografiar. Una ceremonia entre olivos a la que no le hace falta mucho más y donde la decoración rústica vuelve a mimetizarse con el entorno (sillas de madera, balas de paja o pufs cubiertos con tela de saco). Elije bien la localización y deja que la propio vegetación del campo sea la protagonista.

 

Localización: Empire State boulding (New York, Estados Unidos) / Organización: Lacy Geary
(Fotografía, ©Katie Grant photo)

7/12. Ceremonia con vistas al skyline.

El cine y las series de televisión nos han idealizado las famosas azoteas neoyorquinas y su skyline, por lo que no es imposible imaginar una romántica ceremonia de boda urbana con vistas únicas a esta cosmopolita ciudad. En el caso de esta foto, la pareja eligió hacer su ‘first look’ en la cima del mítico edificio Empire State, pero perfectamente podía ser una ceremonia. Y claro, tampoco tiene por qué ser exclusivamente en Nueva York… ¡Elegid una azotea de vuestra ciudad favorita y disfrutad de las vistas panorámicas mientras os casáis!.

 

Localización: Pousada Castelo de Óbidos (Portugal) / Decoración floral: Hélia Arte Floral
(Fotografía, ©Aguiam Wedding)

8/12. Ceremonia en un mirador.

Un mirador con vistas al pueblo, con sus tejados y paisaje como punto focal idílico para celebrar una inolvidable ceremonia de boda; y sin nada que envidiar a las panorámicas de las grandes o históricas ciudades. Y si es por pueblos bonitos, pintorescos y auténticos dónde casarse, en España tenemos sinfín de direcciones para realizar una ‘destination wedding’ rural con vistas.

 

Localización: Costa de Oregón (Estados Unidos) / Organización: Joy Proctor / Decoración: Bows & Arrows Flowers
(Fotografía, ©Donny Zalvala)

9/12. Ceremonia con vistas al atardecer.

Dejar que las vistas sean la absolutas protagonistas es, sin duda, la mejor elección que se puede hacer cuando el paisaje lo es todo. Si además eliges la hora correcta para celebrar la ceremonia, voilà, ya tendrás esa boda única e inolvidable con la que sueñas; y las puestas del sol siempre serán perfectas, como en esta ceremonia en la playa donde un ondulante camino floral con paniculata nos dirige hacia el ocaso.

 

Localización: Kiawah River (Carolina del Sur, Estados Unidos) / Organización y flores: Gathering Events
(Fotografía, ©Julia Wade)

10/12. Ceremonia que enmarca el paisaje.

No sólo un bonito paisaje juega a favor a la hora de realizar una boda al aire libre, también saber localizar el punto mágico exacto en el que montar la ceremonia y aprovechar así los elementos singulares del propio entorno. Por ejemplo, estos dos impresionantes robles que hacen las veces de original y natural backdrop debajo de los que pronunciar el «¡Sí, quiero!» con vistas al lago.

 

Localización: Sierra de la Cabrera (Madrid) / Organización: El Sueño de Elma Venue
(Fotografía, ©Lísola Fotografía)

11/12. Ceremonia sobre un mirador natural.

Rodeados del bosque de encinas y sobre las formaciones rocosas de la Sierra de Guadarrama se instaló todo lo necesario para oficiar esta ceremonia de boda boho-folk. ¿Y qué hacía falta?. Poco, porque el paisaje madrileño ya forma un hermoso telón de fondo 100% natural. Como la zona no es de cómodo acceso, aunque pertenece a un mirador natural dentro de una finca, apenas se colocó un arco con un tapiz de macramé, alfombras y plantas suculentas para fijar el punto de interés de la ceremonia; los invitados irían de pie o sentados en las piedras, disfrutando de lleno del entorno.

 

Localización: Foster Creek Farm (Montana, Estados Unidos) / Organización y flores: Greenwood Events
(Fotografía, ©Orange Photographie)

12/12. Ceremonia de paisaje infinito.

Simples bancos de madera, realzados con unos preciosos arreglos florales silvestres y coloridos colocados sobre la hierba seca del campo. ¿Y para el fondo o backdrop de la ceremonia?… Las montañas alzadas en el horizonte y el paisaje infinito bajo el cielo abierto que enamora solo al verlo.

Recuerda… ¡Haz que las vistas y el paisaje valgan la pena!

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.