Muy seguro más de una novia se habrá casado con un traje de color amarillo, pues en épocas pasadas el blanco no dominaba la tradición nupcial a pesar de lo que suele creerse. Sin embargo, no es hasta la boda de Elizabeth Taylor y Richard Burton (1964) cuando en nuestra memoria se introduce la imagen de una novia con vestido amarillo; o cuando menos en la mía. La actriz se casaba por quinta vez y elegía un estilismo ahora icónico con vestido corto tipo babydoll en gasa amarillo canario diseñado por Irene Sharaff (una de las grandes diseñadoras de vestuario de Hollywood, de películas como West Side Story y Cleopatra, esta última protagonizada por la pareja de actores), y un peinado con coleta extralarga adornada con flores de jacintos y lirios. Taylor confesaría que escogió este color para su vestido de novia porque era el mismo que llevaba el día que conoció a Burton. Romántico, ¿a que sí?.

En las últimas décadas casarse con un vestido de novia en color parecía estar reservado –y casi de uso obligado– sólo a quienes contraían segundas nupcias. Por suerte estas creencias quedan obsoletas y la novia actual puede elegir si seguir fiel a tradiciones vistiendo de blanco o saltarse las normas, sin importar si es para vestir en una primera, segunda u octava boda… como todas las veces que se casó Elizabeth Taylor.

Boda de Elizabeth Taylor y Richard Burton (1964); la actriz lucia vestido de novia babydoll amarillo canario.

 

Amy Merrick eligió un traje vintage amarillo para su ‘elopement wedding’ en Zúrich (2020).
(Foto, ©Molly Zaidman)

 

Dama de honor con vestido amarillo de Costarellos, un look ideal también para una novia diferente.
(Foto, ©Sarah Falugo)

 

Contrario a la superstición que se le asocia en ámbitos como en el teatro, el amarillo representa energía, alegría, acción y optimismo. Un color perfecto para la decoración de bodas de verano y bastante recurrente en los looks de las damas de honor; un ejemplo lo vimos AQUÍ, en una foto que compartimos en Instagram de un cortejo nupcial heterogéneo donde cada chica lleva un tono de amarillo y un vestido diferente. Aunque el ejemplo que más me gusta, pues es perfecto también para un look de novia diferente, es el de una boda celebrada en Portugal (foto de arriba) donde una de las damas de honor va ideal con un vestido amarillo de Costarellos y ramo de flores en contraste.

Una novia que hace poco apostó por vestir de amarillo y triunfó totalmente ha sido la diseñadora floral Amy Merrick, cuya boda fue publicada en Vogue. La suya es una de esas historias de amor en mitad de la pandemia, una ‘elopement wedding’ celebrada el otoño pasado en Zúrich y para la que eligió un sencillo e ideal traje chaqueta vintage amarillo que complementó con un velo corto y ramo de novia hecho por ella esa misma mañana.

Vestido amarillo de Chanel, colección alta costura FW 2021 – 2022.

 

Vestido de novia con lazo amarillo de Carolina Herrera, colección bridal PV 2019.

 

Vestido de novia bicolor con amarillo de Vera Wang, colección bridal PV 2019.

 

Si el suyo es un bridal look 10 perfecto para una ceremonia civil, la propuesta que hizo hace varios años Giambattista Valli para la revista Harper’s Bazaar es un auténtico sueño, un look de novia de dos piezas con blusa blanca y una espectacular falda de tul en amarillo degradado. Pero él no ha sido el único diseñador que apuesta por el amarillo para vestir a una novia. La colección primavera 2019 de Vera Wang nos dejaba maravillosas –y muy auténticas– opciones de vestidos de novia en tul bicolor nude y amarillo; también en su colección primavera 2019 Carolina Herrera incluía un elegante diseño de novia con maxilazo amarillo a la espalda.

Colecciones más recientes como la PV-2021 de Oscar de la Renta o la última de alta costura de Chanel nos regalan vestidos amarillos que, si bien no son diseños nupciales, sí que se prestan ideales para una novia alternativa. Y, por supuesto, Cecilie Bahnsen una de las diseñadoras que más me gusta en este momento por su diseños totalmente ‘effortless chic’ y que no duda de incluir la paleta del amarillo en sus prendas.

Como ves, hay distintas opciones y estilos (del más clásico al bohemio) para vestir de novia y amarillo; indistintamente si es sólo para la ceremonia civil, como segundo vestido para el baile o como ese único y especial vestido de novia que sueñas llevar al pronunciar el «Sí quiero».

Vestido de novia en amarillo ombré de Giambattista Valli haute couture / Estilismo para Harpers Bazaar

 

Vestido amarillo jengibre de Oscar de la Renta, colección PV 2021. (Foto, ©Brett Warren)

 

Vestidos amarillos de Cecilie Bahnsen ideales para novias ‘effortlessly’.

Comments

  1. Creo que de entre todos los colores que se pueden elegir para remplazar al blanco en el vestido de novia el amarillo es de las mejores opciones. Permite que la novia destaque aunque vaya vestida de color, ya que es muy llamativo. Si tuviera que decantarme por uno sin duda sería el vestido de Vera Wang bicolor de la colección bridal PV 2019, es precioso.

Responder a Marian Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *