¿Qué pasaría si encuentras un vestido de novia vintage de venta en una tienda de segunda mano?. ¿O que en un mercadillo se te presente la ocasión de comprar un bonito vestido de novia?. ¿Comprarías un vestido para tu boda ‘low cost’ que apenas cueste un centenar de euros?.

Resumiendo, ¿te casarías con un vestido de novia de segunda mano barato?.

En España esta pregunta casi se responde sola, ya que el mercado de segunda mano es inexistente en la moda nupcial. Pero a veces el destino puede ser caprichoso y se presentan oportunidades que no se pueden dejar pasar… aunque sólo sea para divertirse en una sesión de fotos improvisada al atardecer y dejar como reflexión e inspiración un styled shoot rebelde e irreverente.

La historia tras este estilismo empieza cuando la fotógrafa Cecilia Álvarez-Hevia, de Días de vino y rosas, y su amiga Itzi, ambas de viaje en caravana por la costa de California, se encontraron un bonito vestido de novia por sólo 15 dólares en Thrift Store, una tienda mercadillo como Humana y Emaus. Los accesorios y complementos que tenían en la maleta y la estética propia de nuestra ‘blondie bride’, terminan de dar forma a esta novia alternativa, callejera y rebelde: una gorra haciendo de improvisado tocado, los anillos y pulsera de diseño artesano, unos calcetines gruesos y llamativas sandalias de plataforma en color amarilla.

Un look de novia perfecto para cometer una de las mayores locuras de amor: casarte sin pensarlo. Como en Las Vegas, pero sin Elvys y con un vestido de segunda mano.

Fotos, cortesía ©Días de vino y rosas

 

Fotos, cortesía ©Días de vino y rosas

 

Fotos, cortesía ©Días de vino y rosas
Comentarios desactivados