Has imaginado y organizado al milímetro todos los detalles de la boda. De las flores y su color a la primera canción que bailareis juntos. Así que ha llegado el momento de pensar en ti. Sí, ¿has pensado ya cómo serán las horas previas de ese día, durante tus preparativos como novia? ¿Dónde te vas a vestir? ¿Y a maquillar? ¿Mejor ir a la peluquería o que vayan a casa a peinarte? ¿Quiénes quieres que estén contigo acompañándote en esas horas?.

Nos encanta poder ayudarte a disfrutar con todos los preparativos de la boda, incluso ese momento de añoranza a solas que sucede en la habitación de la novia, por eso vamos despejar algunas de las dudas más frecuentes sobre los preparativos de belleza del día de la boda y las opciones que tienes. Así podrás decidir la que mejor se adapte a ti, a tus necesidades y timing.

Fotografías, ©Sergio Armenteros (Por parte de la novia) / Producción, El Jardín & Co.

 

– En casa, la peluquería… ¿Dónde arreglarme?

Una de las dudas más frecuente a la que se enfrentan las novias a la hora de pensar dónde realizarse los preparativos ‘beauty’ es precisamente está, si acudir personalmente a su peluquería de siempre o contratar a un/a estilista que vaya a casa. Quizás la respuesta es más clara cuando la boda se celebra en una finca o en otra localidad, pero aún así siempre sigue resonando la duda: ¿Cuál de estas opciones será la mejor?

// Si te arreglas en la peluquería.
La principal ventaja de arreglarte directamente en la propia peluquería es que suele salir considerablemente más barato, ya que es la novia quien tiene que desplazarse. Paradójicamente esta también es su principal ‘contra’ pues te obliga a planificar bien los horarios para salir de casa, tiempo en la pelu y margen para volver, vestirte y hacerte las fotos que tocan en casa (ten en cuenta atascos y cualquier contratiempo que pueda demorarte).

En tu peluquería de siempre te sentirás a gusto sabiendo que quienes te conocen arreglan para la boda, aun así, te aconsejo que realices una prueba previa de maquillaje y peluquería y no olvides reservar cita para el día de la boda para que te atiendan con total dedicación. Ah, ¿y has pensado qué hacer con los fotógrafos? ¿Van a ir a la peluquería o los citarás directamente en casa para el momento de vestirte?

// Si te arreglas en tu casa.
Sin ninguna duda arreglarse en tu propia casa –o en la casa de tus padres– es una opción muy cómoda para ti; no tienes que desplazarte perdiendo ese tiempo y te encontrarás más a gusto dentro de un ambiente que te es familiar y especial para los preparativos de una novia. Aún así, ten en cuenta los horarios para citar al estilista (o estilistas, si son dos diferentes para maquillaje y peluquería) que se encargará de arreglarte y que no te pille el toro para salir hacia la ceremonia a tiempo.

Para hacer de los preparativos en casa un momento aún más especial regálate flores, pon una buena playlist de Spotify y enciende algunas velas para un ambiente pre-nupcial ideal.

// Si te arreglas en la finca u hotel donde celebras la boda.
La gran ventaja de arreglarte en la misma finca (siempre que disponga de una habitación para la novia) o en el hotel donde te vas a casar es que no tendrás que preocuparte de traslados. Ya estás a pocos pasos de dónde te darás el “Sí quiero” y saber que no llegarás tarde es una preocupación menos. El ‘contra’ está en que las personas encargadas de arreglarte han de ser muy puntuales, por lo que es super importante contratar a buenos profesionales y tener en cuenta un par de consejos extras.

Fotografías, ©Sergio Armenteros (Por parte de la novia) / Producción, El Jardín & Co.

 

Ya sea que te arregles en tu propia casa o en la finca donde celebrarás la boda, ten en cuenta estos dos consejos de planificación para citar a tu estilista:

1. Un par de días antes, manda un plano con la dirección e indicaciones de cómo llegar (si tienes geolocalización, mejor) y comprueba que las han entendido bien. También déjales un teléfono de contacto que no sea sólo el tuyo para, en caso de dudas el día de la boda, alguien de tu confianza o la wedding planner pueda darle indicaciones. Así te aseguras que nadie se pierde por el camino.

2. Lo voy a repetir: ¡Mejor no te pilles los dedos con el horario! Así que siempre cita con antelación a los profesionales que te van a poner guapa el día de la boda, más si te casas en una finca a las afuera de la ciudad. Ten muy en cuenta el tiempo de viaje que tienen que hacer. Es preferible contar con tiempo ante cualquier imprevisto que pueda hacer llegar tarde al estilista, que tener un disgusto.

Fotografías, ©Sergio Armenteros (Por parte de la novia) / Producción, El Jardín & Co.

 

– ¿Quiénes me tienen que acompañar durante los preparativos?

Más allá de las posibles presiones de todas esas personas que te quieren, responde esta pregunta siendo sincera contigo misma y con tu personalidad. Es tan buena opción querer disfrutar de tus preparativos a solas, como querer estar rodeada de cuánta más gente mejor como tus padres, abuelos, mejores amigas, con las damas de honor, tu prima del alma, etc. (aunque tampoco te masifiques, elige bien). Hay incluso novias como Lucia, que decidió compartir los preparativos junto al novio. Como sea, lo importante es que la decisión sea tuya, para que quienes estén a tu lado no te pongan nerviosa, sino que ayuden a crear el ambiente relajado, festivo y entrañable que el día pide.

Ten en cuenta que nunca estarás a solas del todo, alrededor tuyo también estará el equipo encargado de ponerte guapa más el de fotografía y vídeo; por eso es super básico que, contrates a quien contrates, te sientas cómoda ante ellos. Algo que podrás palpar en las reuniones previas que tengáis. Tener cierto feeling y elegir profesionales que creen un buen ambiente alrededor de la novia, es fundamental para que el día vaya sobre ruedas.

Tu música preferida sonando –esa que siempre te pone de buen humor o que te ayuda a relajar–, disfrutar de un buen y delicioso desayuno pre-boda y quizás alguna copa de champán con la que brindar, te ayudarán a disfrutar aún más de tus preparativos… ya sea sola o rodeada de buena compañía.

Fotografías, ©Sergio Armenteros (Por parte de la novia) / Producción, El Jardín & Co.

 

– ¿Qué me pongo mientras me arreglan?

No te casas todos los días, así que… ¡No te pongas tu pijama de todos los días! Date un capricho comprando un bonito pijama nuevo, quizás un elegante camisón blanco, una colorida bata o alguna prenda más en tendencia como los kimonos para novias. Una lencería que te siente bien y que además se vea fotogénica en las fotos de tu álbum de la boda.

Para elegir la lencería de tus preparativos de novia tan sólo ten en cuenta que está debe ser ante todo práctica y confortable; es decir, que no te apriete ni deje marcas que se puedan ver con el vestido de novia (especialmente si llevas algún diseño de espalda al aire) y que sea fácil de quitar y poner, para no estropearte ni el maquillaje ni el peinado. Mismos consejos que has de tener en cuenta para la elección del look con el que irás a la peluquería; un vestido holgado o un jean básico junto a una blusa blanca serán dos outfit perfectos.

 

Recuerda, has que alrededor de tus preparativos de belleza para la boda haya sobre todo calma, pero sin obsesionarte. Disfrútalo de forma muy orgánica y desde la serenidad, así podrás dar respuesta a cualquier imprevisto (por que sí, siempre sucede algo con lo que no contábamos). Y a las cosas que te has podido anticipar, ya lo has hecho con estos consejos.

 

CRÉDITOS | PROVEEDORES

Organización, decoración y estilismo: El Jardín & Co. / Localización: Masía Mas de Alcedo / Maquillaje y peluquería: Oui Novias / Modelos: 5.0 Models Management / Batas y camisones: Diseño2 Lencería / Joyas: Siete Gallery / Fotografía: Sergio Armenteros de Por parte de la novia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *